El llamado Congreso Internacional de Biodiversidad (IBC, por sus siglas en inglés), celebrado en Dehradun, India, abre nuevos retos para el cuidado del medio ambiente desde las comunidades locales. Pero sobre todo alerta sobre los riesgos de los actuales modelos de explotación.

El futuro es de todos”, dijo Vandana Shiva al tomar la palabra “no son problemas nacionales sino de nuestro planeta, la tierra. Debemos tomar conciencia de la necesidad de trabajar como familia, con la conciencia de coexistir con la naturaleza”,

Vandana Shiva, escritora, filósofa y ecofeminista hindú, que ha sido ganadora del Premio al Sustento Bien Ganado -una especie de Nobel Alternativo- ha sido la responsable de dirigir el mensaje principal en el congreso desde donde se llama a las naciones del mundo a contribuir a la preservación de la biodiversidad, antes de que ocurra un colapso.

Permítanme ser muy clara. La respuesta es adoptar el compromiso y educación para el uso de los recursos naturales. Pensar las estrategias, acudir a la ciencia, obtener el conocimiento para conservar la biodiversidad. Los problemas no reconocen fronteras. Los mercados deben adoptar la producción orgánica. No hay problemas de naciones. Son problemas del planeta”.

Unir esfuerzos es la consigna. Dar vías y estrategias, y compartirlas es lo que busca el IBC en Dehradun, desde la India para el mundo al que hacen un llamado

Especialistas de la India y otros países participan en el IBC.

Los esfuerzos conjuntos deberán tener en cuenta la implementación de bancos de semilla en localidades, ayuda de los gobiernos locales, estudiar los modelos de conservación y promoverlos hasta convertirlos en tendencias globales.

El congreso fue convocado y dirigido por diversas organizaciones ambientalistas del mundo, entre las que se pueden enlistar Sustainable Harvest International, Navdanya, CISSA, Regeneration International y el propio Forest Research Institute, sede del evento multinacional que tuvo asistentes de Brasil, Singapur, Japón, India, Estados Unidos y México.

Biodiversidad es la respuesta. Producir mejor comida y con sistemas mejores para que la tierra viva. No debemos olvidar que coexistimos con el mundo. Nadie debe excluirse de este esfuerzo: productores, agricultores, distribuidores, consumidores, alumnos, maestros, doctores. Todos formamos parte de este modelo que proponemos para encontrar resistencia a un sistema de mercado irresponsable.

El futuro es adoptar sistemas de servicios ecológicos que respeten el valor de la tierra y de lo que se produce. El paradigma que hemos seguido estaba errado y ya lo sabemos. Necesitamos reconocer la integridad de la naturaleza. No sólo debemos pensar en la vida humana sino en la vida”,  expuso Shiva.

El tema de la biodiversidad puede cobrar relevancia en un país como México ante los motivos evidentes. La biodiversidad en México ha sido afectada por las medidas que se toman en política pública y la poca resistencia a la sobreexplotación de los recursos y a la falta de marcos legales para el cuidado de la biodiversidad, también por la inexistente presencia de un partido político preocupado por la ecología y por las discusiones multinacionales respecto a este tema.

Luego de un par de jornadas de exposición de problemáticas y propuestas, rumbos e investigaciones para el futuro, la mesa plenaria de cierre aportó la revisión de este año así como los retos urgentes, tras siete mesas técnicas, siete mesas plenarias y tres sesiones donde se dio cuenta de investigaciones en todo el mundo, para hacer finalmente una serie de recomendaciones.

De la mano de especialistas técnicos y jurídicos de todo el mundo, en el IBC se ha hecho énfasis en la necesidad de generar una conciencia ecológica en las generaciones del futuro

Desde 1992, a partir de la Convención Internacional de Biodiversidad, comenzaron los trabajos conjuntos en donde se busca de implementar estrategias que permitan promover una vida armónica con la naturaleza. En estas mesas de reflexión son tema central los esfuerzos conjuntos entre organizaciones no gubernamentales y políticas de estado que procuren el cuidado del medio ambiente.

Todo ello com parte de los acuerdos desde la entrada en vigor del Convenio sobre la Diversidad Biológica que se firmó en Río de Janeiro en 1992, como parte de la Cumbre de la Tierra, aunque se puso en marcha hasta el año siguiente como un tratado multilateral cuyos objetivos principales incluyen: la conservación de la biodiversidad; el uso sostenible de sus componentes; y la distribución justa y equitativa de beneficios derivados de los recursos genéticos.

Ante el hecho de tener generaciones completas despreocupadas por el cuidado del medio ambiente, los especialistas en educación científica han sido vehementes en que es tiempo de tener buenos profesores, procesos de inteligencia diferentes y lenguaje apropiado para promover, difundir y lograr que se viva con la conciencia ecológica que exige resistir a un sistema capitalista como en el que vivimos.

Para hacer frente a estas alertas será importante tener en cuenta los tratados internacionales con los diferentes gobiernos porque, y en esto ha insistido la ex ministro de agricultura de Alemania, las ciudades deben tomar un papel principal en estas maneras distintas de comerciar y de comer que resolverían problemáticas de pobreza y sobreexplotación de recursos que acaban con la biodiversidad.

Un dato que llama la atención es que, desde 2009, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) fue expulsado de la International Green Party. El Partido Verde europeo rompió relaciones con el Verde Ecologista de México debido a sus iniciativas como la pena de muerte o las concesiones a iniciativas de explotación de suelos en el país.

  • Fotos: Especial
INFORME