Los legisladores demócratas, encabezados por su líder Nancy Pelosi, han determinado hoy que el presidente Donald Trump debe ser sujeto de destitución.

Trump resultó culpable de abuso de poder y de obstrucción a la investigación del Congreso, luego de darse a conocer el informe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes donde se determina que hay pruebas “abrumadoras” para que pueda ser destituido.

“(El Presidente) puso sus propios intereses personales y políticos por encima de los intereses nacionales de los Estados Unidos (…) intentó socavar la integridad del proceso de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, y puso en peligro la seguridad nacional“, concluye el informe del Comité de Inteligencia.

El ‘impeachment’ o juicio político contra Trump deriva de sus presiones al gobierno de Ucrania para investigar y fincar responsabilidades por presunta corrupción a Joe Biden, su rival demócrata en la elección presidencial de 2020, a cambio de armamento.

En un documento de 300 hojas que recoge declaraciones de diplomáticos y funcionarios que han declarado como testigos en contra de Trump, se resuelve que existen ‘pruebas abrumadoras’ que señalan al Presidente como culpable

Nancy Pelosi, líder de los demócratas en el Congreso y promotora del juicio político contra Trump.

La investigación, que duró dos meses y contó con más de 12 testigos, se generó luego de conocerse a través de un denunciante anónimo que Trump estuvo presionando desde julio de 2019, con llamadas telefónicas, al presidente ucraniano Volodímir Zelenski para pedirle la investigación contra Biden, ex vicepresidente bajo el mandato de Barack Obama.

Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara, informó que en el caso de abuso de poder se acusa a Trump por anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional, y respecto a la segunda acusación deriva de la obstrucción al Congreso para evitar la investigación.

Esta es la cuarta vez en la historia de Estados Unidos que se aplica el proceso del ‘impeachment’. Primero fue Andrew Johnson (en 1868); luego Richard Nixon -quien dimitió en 1974 antes de iniciar el proceso- y con Bil Clinton (en 1998).

Trump ha negado repetidamente todos los señalamientos en su contra.

El juicio político contra el Presidente de Estados Unidos será sometido a votación en el pleno de la Cámara de Representantes, con amplía mayoría demócrata, para luego ser enviado al Senado en espera de su ratificación o rechazo.

En el Senado dominan los republicanos, así que el show terminará en breve.

INFORME