La instalación de una planta termoeléctrica en Huexca de Yecapixtla, Morelos, fue rechazada por el Congreso Nacional Indígena–Concejo Indígena de Gobierno porque aseguran se afectará a muchos municipios por la construcción de la megaobra.

AMLO viajó este domingo a Morelos para anunciar en Cuautla una nueva consulta pública, el 23 y 24 de febrero en Morelos, Tlaxcala y Puebla, para que se apruebe la creación de una planta termoeléctrica. El Consejo Indígena lo acusa de ‘manipulador’. Ya han rechazado el llamado Tren Maya por circunstancias similares. Ayer mismo le ‘clausuraron’ simbólicamente la obra.

Rechazamos tajantemente la consulta que el mal gobierno federal anunció para los días 23 y 24 de febrero, en la que dicen que preguntarán a 24 municipios de Tlaxcala y Puebla, así como a 33 municipios de Morelos, si están de acuerdo o no en el funcionamiento de la termoeléctrica de Huexca, municipio de Yecapixtla, en el estado de Morelos.

Lo anterior en tanto el Presidente de la República, aprovechando ventajosamente el tener a los medios y a una numerosa población desinformada a su favor, ya hizo pública su postura a favor del proyecto de despojo, pretendiendo que, una vez más, como ocurrió con la consulta para trasladar el Aeropuerto de Texcoco a Santa Lucía, o con la del Tren Maya, la decisión ya tomada por él reciba la ‘aprobación del pueblo’ “, le reclama a través de un comunicado el Congreso Nacional Indígena–Concejo Indígena de Gobierno.

La obra de la nueva termoeléctrica considera además la creación de un acueducto, un gasoducto y otros obras menores complementarias que encabeza la CFE, a cargo del repudiado ex priista Manuel Bartlett

AMLO y el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco durante el anuncio de la termoeléctrica.

Vengo a Cuautla a hacerles la presentación de lo que nosotros vamos a poner a consideración del pueblo, y hay que irnos acostumbrando a la democracia (…) es el pueblo el que manda, es el pueblo el que decide”, expresó López Obrador ayer en su visita a Cuautla, Morelos tras referir que sólo serán los habitantes de Puebla, Tlaxcala y Morelos quienes “decidan el destino” de esta obra de infraestructura heredada al actual gobierno por administraciones pasadas.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) encabeza el proyecto que contempla la construcción de una planta de ciclo combinado en el municipio de Yecapixtla, en el estado de Morelos.

La planta es parte de una iniciativa mayor denominada Proyecto Integral Morelos (PIM), que considera dos centrales termoeléctricas, un acueducto de 10 kilómetros, una línea de transmisión de 20 kilómetros y un ducto de 150 kilómetros para transportar gas natural. Se estima que la planta Centro Morelos suministrará energía a 280 mil hogares.

En diciembre del 2011 la compañía española Abengoa se adjudicó un contrato para construirla; sin embargo, el proyecto ha sido suspendido en varias ocasiones debido a la férrea oposición de las comunidades locales, según reporta BNamericas.

Ayer mismo, integrantes de pueblos indígenas que se verán afectados por la megaobra clausuraron de forma simbólica la planta termoeléctrica en Huexca, pues alertan que será un riesgo ambiental

Indígenas inconformes con la termoeléctrica ‘clausuraron’ simbólicamente la obra durante la visita de AMLO a Morelos.

Decimos con contundencia que esas consultas están hechas a modo para concretar el despojo y llevar la muerte a nuestros territorios, porque:

Suplantan la voluntad de los pueblos, diluyéndola en una presunta consulta amplia y ciudadana, como si la voluntad de los dueños, poseedores y guardianes del territorio no valiera. Como si el mal gobierno pudiera darse la atribución de preguntar a alguien si está o nó de acuerdo a que funcione tal o cual proyecto en nuestra casa.

Está hecha para sembrar una mentira que se haga pasar como si fuera la voluntad de un pueblo y así facilitar el camino para entregar el territorio al capitalismo, desesperado por apropiarse de los recursos naturales de los pueblos y naciones del mundo.

Es racista y clasista porque no toma en cuenta los modos y formas propias de toma de decisiones de los pueblos indígenas, campesinos y organizaciones populares. Prefiere despreciarles para poder arrebatar lo que es de ellos, en este caso entregarlo a las empresas Elecnor, Abengoa, Bonatti y Enagas”, le recriminan a AMLO el Congreso Nacional Indígena–Concejo Indígena de Gobierno en su comunicado.

AMLO, fiel a su estilo al saber de las críticas del Concejo y Gobierno Indígena y de la clausura simbólica, despotricó contra ellos acusándolos de ser “radicales de izquierda“.

Aunque griten, aunque haya ‘gritos y sombrerazos’, va a ser el pueblo el que va a decidir sobre este asunto“, remarcó el Presidente de México.

INFORME