La cuarentena en Colombia por la pandemia de Covid-19 está teniendo efectos negativos sobre los menores de edad que ahora son las principales víctimas de la violencia sexual.

El caso de una niña de 4 años, violada y golpeada hasta quedar en coma, además de otra violación a una niña indígena por militares, pone en evidencia el aumento de las agresiones sexuales contra menores en Colombia, cifras oficiales señalan que en tres meses van 2 mil 541 casos.

La última agresión a la niña de 4 años, en la zona rural de Garzón ha levantado la indignación general por la brutalidad con que actuó Sebastián Mieles, un hombre de 27 años, enviado ayer a prisión antes de que fuera linchado por la comunidad.

La menor víctima se encuentra en un estado muy grave de salud, pronóstico reservado”, informó Carmen Torres, fiscal delegada para la Seguridad Ciudadana, a medios locales.

De acuerdo al último informe del Instituto de Medicina Legal, concluye que desde que inició la cuarentena, del 25 de marzo al 25 de junio se han registrado 2 mil 451 casos de violencia sexual contra menores de edad, según reporta el diario El Tiempo.

Las cifras oficiales señalan que las violaciones a niños durante esta cuarentena suman un promedio de 4.3 por día; mientras que en las niñas la cifra alcanza un promedio de 22.8 por día

Manifestación en contra del Ejèrcito por la violación de una menor en una zona rural de Colombia la semana pasada.

El Ejército reconoció esta semana de la violación de una menor indígena por siete soldados, luego de anunciar una investigación para deslindar responsabilidades. Los abusos de los militares, que suman 118 carpetas abiertas por violaciones a menores de edad, han sido recurrentes en las zonas rurales.

Con la violación de la niña, la Fuerza Pública tocó a una hermana, abusó de la Madre Tierra y dejó herida, adolorida a toda la comunidad indígena de Colombia”, declaró Johny Onogama Queragama, uno de los líderes de la etnia Embera Chamí, en entrevista para la DW, luego que el 23 de junio pasado siete militares violaron a una menor de edad, en cercanías del territorio autónomo de su etnia Embera Chamí, cercana a la ciudad de Pereira.

Este año el Congreso de Colombia aprobó reformas penales para castigar con cadena perpetua a todo violador y asesino de niños. Algo que al parecer no ha intimidado a los agresores sexuales.

  • Fotos: S. Barros/EFE
BICI