Las protestas en Colombia sacudieron ayer a todo el país con marchas multitudinarias en las ciudades más importantes tras convocarse a un nuevo paro nacional contra las acciones del gobierno.

Los colombianos ignoraron la pandemia y una ley que prohíbe las protestas y salieron a las calles en todo el país para protestar por la abusiva reforma tributaria que impulsa el gobierno de Iván Duque. Los cacerolazos volvieron.

A la par de las marchas pacíficas se generaron actos de saqueo y vandalismo en ciudades como la capital Bogotá, Medellín y Cali -donde una persona murió-, Barranquilla y otras. Camioneros y taxistas organizaron bloqueos de avenidas en apoyo a las multitudes.

El gobierno no quiere escuchar a los ciudadanos, no quiere escuchar a los partidos políticos, no quiere escuchar a la academia sobre esa petición tan sentida de retirar la reforma que va a poner a aguantar hambre a más millones de colombianos”, expresó  Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en dijo en entrevista para Blu Radio.

Grosso modo la reforma tributaria pretende una mayor recaudación de impuestos a la población trabajadora, profesionistas y empresas, gravar productos y servicios básicos con hasta el 19 % de IVA.

Imponer un impuesto contra la emisión de carbono -que amenaza con disparar los precios de la energía eléctrica y el gas-, reducir los apoyos económicos a los pobres, eliminar las exenciones de IVA y hacer que se pague impuesto hasta por las pensiones.

Lo que ha hecho estallar al país es que todos los recursos que se pretenden recaudar -un estimado de 25.4 billones de pesos colombianos (6 mil 826 millones de dólares) o un 2.2% del Producto Interno Bruto (PIB) del país- es que serán destinados para pagar la deuda pública y para atender la crisis sanitaria por la pandemia; sin hacerse ajustes a los gastos del gobierno

En la ciudad de Cali los disturbios provocaron un toque de queda ante la furia social y los destrozos. Al final de las protestas el saldo rojo fue de una persona muerta.

El Banco Mundial tiene clasificada a Colombia como el segundo país con más desigualdad en Latinoamérica y el séptimo en todo el mundo. Algo que refleja su deficiente política económica y desarrollo social.

Súplica angustiosa: Que Gbno, partidos y ponentes acuerden un texto simple, corto, no agresivo, lo presenten como ponencia, lo aprueben. Se necesitan recursos para atender la crisis social. Se necesitan virajes para atender la democracia”, tuiteó el ex presidente Álvaro Uribe, mentor de Duque, para fijar postura desde el Congreso donde hoy es legislador.

Frente a las protestas multitudinarias y los reclamos de miembros de su partido, como Uribe, el presidente Iván Duque respondió que la reforma tributaria va. Anuncio que se dio durante su intervención por el primer aniversario de Colombia como parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Estas medidas fueron adoptadas con gran patriotismo”, enfatizo Duque, según registró el diario El Espectador.