El hartazgo de mujeres víctimas de violencia ha llevado a la radicalización de colectivos feministas que mantienen como territorio ‘okupa’ las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) desde el fin de semana.

Quema de mobiliario, pintas, destrozos y hasta una ‘intervención artística’ sobre un cuadro de Francisco I. Madero, son parte de la protesta indefinida que mantienen colectivos feministas que han tomado la CNDH. AMLO enfurece por pintas a cuadro de Madero.

Yo respeto todas las manifestaciones, pero no estoy de acuerdo en la violencia, el vandalismo. No estoy de acuerdo con lo que hicieron a la fotografía, a la pintura de Francisco I. Madero. Yo creo que quien conoce la historia de este luchador social, sabe que debemos de guardarle respeto”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina del lunes.

Algo que encendió aún más las protestas de las mujeres que forman parte de el Frente Nacional Ni una Menos México y Aequuus, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, para quienes la palabra de AMLO es ‘letra muerta’ pues nunca ha tomado en cuenta las exigencias de las mujeres víctimas de violencia, ni de los familiares de desaparecidos en México.

“A mí su pinche cuadrito me viene valiendo madres. Si el señor (Andrés Manuel López Obrador) dice que somos groseras, pues lo que sí es una grosería es que a ese señor le duela más un puto cuadro, que a parte es réplica, que la vida de nuestras hijas, de sus ciudadanas y ciudadanos”, expresó en entrevista con el portal Sin embargo, Yessenia Zamudio, integrante del Frente Nacional Ni una Menos.

La CNDH se ha convertido ahora por las feministas en la Casa de Refugio Ni Una Menos, que será ocupada para entrega de despensas destinadas a familias de víctimas de violencia o talleres que imparten sobre la violencia feminicida como el de Muñeca Empoderada, y asilo para madres violentadas y con hijos desaparecidos.

Rosario Piedra, la polémica titular de la CNDH, emitió un comunicado donde pide la devolución de las instalaciones. Aunque no dice nada acerca de los reclamos; como suele hacerlo con otros temas que involucran una postura contraria a la de AMLO

Desde el sábado pasado las instalaciones de la CNDH son territorio ‘okupa’ de colectivos feministas.

Las feministas están furiosas porque aseguran que han sido ignoradas sistemáticamente por el actual Gobierno federal, la CNDH y otras instituciones que siguen emitiendo discursos donde se minimiza la violencia contra las mujeres.

A la CNDH, aseguran, han llegado familias víctima de desaparición forzada, violación sexual, feminicidios y personas que se manifiestan como aliados porque han tenido obstáculos con el organismo para que se les garanticen sus derechos.

Estos edificios son del pueblo pero no están funcionando para lo que son, esa labor la hacemos organizaciones como nosotras con nuestro propios medios, y no se nos hace justo que personas que no trabajan tengan todos estos recursos sin darle atención a las víctimas”, reclamó una de las integrantes del colectivo Ni Una Menos CDMX.

La toma de la CNDH derivo luego que el jueves 3 de septiembre familiares de una niña víctima de violación acudieron a exigir justicia, pues desde 2017 no les hacen caso. El sábado 5 de septiembre colectivos y activistas feministas llegaron y tomaron el sitio.

Fotos: Cuartoscuro/Facebook

ZONA UG