Luego que Estados Unidos reculó inexplicablemente ayer en sus acusaciones por narcotráfico contra el general Salvador Cienfuegos Zepeda, el canciller Marcelo Ebrard aseguró que el acto “no es un camino a la impunidad”.

La Fiscalía General de la República (FGR) determinará, en base al expediente que le compartieron las autoridades de Estados Unidos, si se juzga o no al ex Secretario de la Defensa, pues antes se le tendrán que comprobar los cargos, según anunció el Canciller Ebrard. Si la FGR decide que no hay nada que perseguir, el militar quedará libre de inmediato.

De acuerdo al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), el retiro de los cargos contra Cienfuegos fue un acto de “respeto” a la soberanía de México y al Ejército mexicano. Pese a que el militar fue detenido sin aviso previo al presidente Andrés Manuel López Obrador y además ha permanecido preso durante más de un mes.

La investigación tendrá que sustentarse y probarse, que los indicios tendrían que ser confirmados, o no; significa un acto, una decisión, que vemos con simpatía que pensamos positiva, no la vemos como un acto de impunidad, sino como un acto de respeto a México y a las Fuerzas Armadas, significa que las bases de seguridad habrán de mantenerse, porque sólo se pueden mantener si hay respeto a la soberanía de México”, enfatizó Ebrard en conferencia de prensa tras el anuncio del gobierno norteamericano.

Cienfuegos, ex titular de la Secretaría de la Defensa (Sedena) durante el mandato de Enrique Peña Nieto, fue apresado sin aviso previo al gobierno de México el pasado 15 de octubre en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, California. Iba con su familia que también fue detenida.

La Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) concretó la llamada ‘Operación Padrino’, después de casi 10 años de investigación, contra Cienfuegos bajo los cargos de narcotráfico y lavado de dinero

El canciller mexicano Marcelo Ebrard aseguró, en conferencia de prensa, que el retiro de cargos en Estados Unidos contra Cienfuegos es un acto de “respeto”.

Ayer por la tarde sorpresivamente el fiscal general de Estados Unidos, William P. Barr, y el fiscal general de México, Alejandro Gertz Manero, anunciaron que el Departamento de Justicia de Estados Unidos desestimó los cargos penales contra Cienfuegos.

En reconocimiento de la sólida asociación de aplicación de la ley entre México y Estados Unidos, y con el interés de demostrar nuestro frente unido contra todas las formas de criminalidad, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha tomado la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales de Estados Unidos contra ex Secretario Cienfuegos, para que sea investigado y, en su caso, imputado, conforme a la ley mexicana”, dice parte del comunicado conjunto emitido por ambas dependencias.

En un expediente judicial que obtuvo la periodista Dolia Estévez, según da a conocer el portal Sin Embargo, los fiscales señalan que la administración de Donald Trump antepuso su relación con México al juicio o persecución judicial del General Cienfuegos.

Estados Unidos ha determinado que las consideraciones sensibles e importantes de política exterior superan el interés del gobierno en perseguir el enjuiciamiento del acusado, bajo la totalidad de las circunstancias, y por lo tanto requieren el sobreseimiento del caso”, es parte de lo expuesto en dicho expediente.

El resumen de este evento lo dio Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la DEA, para quien el acto es un último regalo del Presidente Trump -que ha perdido la elección presidencial y se retira el próximo 20 de enero de 2021- a su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador.

No importa cómo se corte el pastel, esto no es más que un último favor a López Obrador (…) absolutamente desalentadora y decepcionante (la decisión)”, puntualizó Vigil.

Poder