Trump ya tiene dos rivales poderosos, y unidos. China y Rusia han conformado una alianza que se exhibe por todo el mundo en un claro mensaje a Estados Unidos ante su política de sanciones económicas hacia ambos países.

El video que muestra en Vladivostok a Vladimir Putin, presidente de Rusia, cocinando hotcakes con Xi Jinping, presidente de China, para luego comerlos con caviar y tomar vodka, le da la vuelta al mundo y ha puesto en alerta al gobierno de Trump. Previamente en Siberia, más de 3 mil soldados chinos se unieron a los soldados rusos para los ejercicios militares más importantes del país desde la era soviética, reporta The Washington Post.

Los ejercicios militares llamaron la atención dado que Rusia es muy selectiva en este tipo de maniobras anuales, que sólo integra a sus aliados más cercanos, en los simulacros de guerra con drones, paracaidistas, artillería y aviones de combate

Las maniobras militares son las más grandes desde 1981. En esta ocasión se involucraron 300 mil soldados rusos, más de mil aviones, 36 mil tanques militares y al menos 80 de barcos de guerra; China aportó 3 mil 200 soldados, tanques, aviones y helicópteros

Militares rusos y chinos durante la celebración de ejercicios militares conjuntos en Siberia.

Ambos países están tratando de señalar: si Estados Unidos presiona demasiado, vamos a acercarnos más“, dijo al Post, Alexander Gabuev, presidente de Rusia en el Programa Asia-Pacífico del centro de estudios Carnegie Moscow Center.

Los chinos en este momento están enviando una señal clara de que, uno, no ven a Rusia como una amenaza, que ya debería ser una preocupación para Estados Unidos“, declaró también al Post Michael Kofman, científico investigador sénior de CNA, un organismo de investigación financiado por Estados Unidos, con sede en Arlington, Virginia. “Desean cada vez más señalar que la creciente confrontación con los Estados Unidos los conducirá a un mayor comportamiento de equilibrio con Rusia“.

Al llamado Foro Económico Oriental de Vladivostok, el presidente chino Xi Jinping acudió acompañado de una delegación de casi un millar de personas, en su gran parte empresarios.

Ahí dijo que confía en que ambos países hagan un frente común a las “acciones económicas hostiles”. Aunque se reservó de citar a Trump por su nombre, todos entendieron el mensaje hacia el presidente de Estados Unidos que ha emprendido una ‘guerra comercial’ contra China. Y que también ha hostigado constantemente a Rusia con sanciones económicas.

Rusia envía el mensaje de que ve a EEUU como un potencial enemigo y China como un potencial aliado. La presión de EEUU está empujando a China a mantener una colaboración militar más estrecha con Rusia“, opinó el ex coronel Dmitri Trenin, un experto del Centro Moscú Carnegie, citado por la agencia Reuters.

Hay quienes ven el comienzo de una nueva ‘guerra fría’ con miras a convertirse eventualmente en una tercera guerra mundial si Estados Unidos sigue tensando la cuerda con ambas potencias mundiales.

Avanzando