China ya se hartó de la exigencia de libertad en la demarcación especial de Hong Kong, y aunque ha venido amenazando con usar al Ejercito finalmente optó por ejercer la política.

China busca dar prisión a todos los hongkoneses inconformes que reclamen libertad y democracia en las calles, por ello este viernes el Parlamento chino debatirá sobre la nueva Ley de Seguridad especial para Hong Kong durante la apertura de la Asamblea Nacional Popular (ANP).

Se reforzarán los mecanismos de aplicación de la ley”, anticipó en conferencia de prensa Zhang Yesui, portavoz de la ANP -que es considerada como el supremo órgano del poder estatal-, según reporta la agencia AFP.

La propuesta para crear una nueva Ley de Seguridad es promovida por el Comité Permanente, órgano de la ANP, apelando al artículo 23 de la Ley Fundamental que sirve como Constitución a Hong Kong, ex colonia británica que ha regresado a poder de China desde… , donde se señala que de ser necesario se ejercerá para combatir “la traición, la secesión, la sedición y la subversión”.

Dicho artículo nunca ha entrado en vigor, por lo que China ve en este resquicio legal la oportunidad para acabar de una vez por todas con las protestas que se sostienen desde 2019.

Aunque a lucha hongkonesa se remite a la llamada ‘revolución de los paraguas’ iniciada en 2014 para exigir lo mismo: democracia y libertad. La ciudad no quiere ser parte de China. Fueron parte del Reino Unido por más de 150 años y no quieren perder libertades y derechos ganados.

Hong Kong es un distrito especial con autonomía conforme al acuerdo de 1997 entre Reino Unido y China; el acuerdo político otorgó a la ex colonia inglesa autonomía hasta 2047

Las protestas volvieron a Hong Kong el pasado 10 de mayo, en plena pandemia, con el mismo resultado de siempre: brutales cargas policíacas y detenciones.

A la par del anuncio de China, Estados Unidos urgió este jueves al país asiático a que respete la autonomía de la que aún goza Hong Kong, pues la propuesta de ley es “desestabilizadora”.

Cualquier esfuerzo por imponer una legislación de seguridad nacional que no refleje la voluntad del pueblo de Hong Kong sería muy desestabilizadora y se toparía con una fuerte condena de Estados Unidos y de la comunidad internacional”, dijo la portavoz del Departamento de estado, Morgan Ortagus, ha reportado la agencia EFE.

Las diferencias entre ambas nacionales por el caso de Hong Kong se han recrudecido a la par de la guerra comercial y ahora por la pandemia del Covid-19, donde las acusaciones mutuas son parte del discurso cotidiano.  

Movilidad