A dos años de la pandemia, China ha vuelvo al confinamiento obligado en dos ciudades ante los nuevos brotes de Covid este fin de semana.

Al aislamiento de los 13 millones de habitantes de la ciudad de Xi’an, donde se detectaron 90 nuevos casos, se suma el de la ciudad de Ningbo, donde habitan nueve millones de personas, luego de detectarse 23 nuevos casos. En Xi’an el brote suma ya 1 mil 663 casos desde diciembre de 2020.

En ambas ciudades, hoy aisladas, se detectó que los casos positivos pertenecen a la variante Delta. Aunque en el caso de Xi’an la variante Delta tiene similitudes con los casos detectados previamente en Vietnam, según informó el Global Times.

La dureza del confinamiento en China obedece a que el gobierno de Xi Jinping busca evitar que los nuevos brotes, por mínimos que sean, se expandan por el país bajo agresiva política de “Cero Covid

El duro confinamiento en la ciudad de Xi’an se da luego de que las autoridades sanitarias no pudieron contener un rebrote de Covid desde diciembre de 2020.

Los últimos casos detectados este domingo en la ciudad de Ningbo, ocurrieron en las instalaciones de la fábrica de productos deportivos Shenzhou International, maquiladora de ropa y accesorios de diversas marcas mundiales como Adidas, Nike o Puma.

En Ningbo el aislamiento es parcial, pues sólo algunos de los distritos de la ciudad están cerrados totalmente con gente sin poder salir de sus casas, mientras que en otros la movilidad es restringida a las actividades esenciales.

La avanzada de casos en Xi’an, famosa por sus esculturas de los Guerreros de Terracota, obligó al gobierno de China a despedir a dos altos funcionarios de Salud ante el incremento de contagios desde principios de diciembre de 2020, obligando al confinamiento total de los 13 millones de habitantes hasta nuevo aviso.