Gabriel Boric, presidente de Chile, presentó esta semana una iniciativa de ley para eliminar a las Administradoras del Fondo de Pensiones (AFP) y sustituirlas por un modelo mixto que aumenta el monto de las pensiones.

El modelo de pensiones actual en Chile, y que utilizan países como México, fue instaurado bajo la dictadura militar de Augusto Pinochet. Los abusos sistemáticos de las AFP fueron la ‘mecha’ que encendió el estallido social de 2019 provocando cambios político-sociales en el país.

Las AFP, en esta reforma, se terminan”, resumió el Presidente Boric en un mensaje televisado en cadena nacional el pasado miércoles.

El modelo de pensiones que actualmente manejan las AFP (llamadas Afores en México), considera las pensiones individuales de los trabajadores, manejadas por empresas privadas con libertad de inversión, lo que se traduce normalmente en perdidas para el trabajador.

La propuesta de Boric, grosso modo, considera mantener el ahorro individual, agregar un 6 por ciento más del patrón al trabajador, y un Sistema Mixto de Pensiones, con un gestor público de inversión y actores privados.

En Chile el 72 por ciento las pensiones actualmente manejadas por las AFP otorgan menos de 400 dólares mensuales (alrededor de 8 mil pesos mexicanos) a los jubilados

En octubre de 2019 las protestas contra el abusivo sistema de las AFP preludió el estallido social en Chile, contra el gobierno del presidente neoliberal Sebastián Piñera. Y llevaría a l izquierdista Gabriel Boric al poder.

El actual sistema de pensiones está en crisis, y eso nadie lo pone en duda. Las pensiones de hoy no alcanzan para que nuestros padres, madres, abuelos, abuelas, sostengan una vida digna en su vejez, sin importar cuánto trabajaron durante su vida”, admitió Boric en su mensaje a los chilenos.

De acuerdo a las estimaciones del gobierno de Boric, con el nuevo sistema las pensiones para jubilados hombres se incrementarán hasta un 46 por ciento mientras que para las mujeres podría alcanzar hasta un 52 por ciento más de lo que actualmente reciben por su jubilación.

La iniciativa de Boric deberá salvar la próxima semana dos escollos en el Congreso: sumar la mayoría de votos -algo que no cuenta, además de que los legisladores aprueben una reforma tributaria -ya enviada previamente al Congreso- para financiar el nuevo sistema mixto de pensiones.

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), señala que el modelo de sistema de pensiones privatizadas en Chile, fue copiado por 29 países -13 de ellos latinoamericanos- entre los años 1981 y 2014.

Después de los fracasos de este sistema al menos 18 países han cambiado desde 2018 el modelo chileno, por sus malos resultados. Actualmente, además de Chile, el sistema de pensiones neoliberal sigue vigente en Colombia, México y Perú,