Las restricciones por la pandemia a la industria restaurantera en la Ciudad de México ayer hicieron estallar a muchos empresarios y se declararon en rebelión.

Ante la falta de apoyos gubernamentales, la pandemia en ascenso y una caída en la economía, restauranteros de la CMDX salieron a las calles a protestar con ‘cacerolazos’, para luego abrir negocios pese a estar en semáforo rojo.

La protesta de ‘cacerolazos’ y el eslogan ‘o abrimos o morimos’ causó revuelo el día de ayer en el Centro Histórico de la Ciudad de México, que se mantiene como principal epicentro de la pandemia en el país acumulando más de 18 mil muertes (o el 17.5 por ciento del total nacional), y más de 367 mil contagios y una ocupación de camas de hospital para atención Covid del 91 por ciento.

¿Cuál es la diferencia entre nosotros y el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell? Él se va de vacaciones y visitó un restaurante en plena pandemia, y en su viaje por Argentina visitó el mejor restaurante del país.

Estamos consientes del riesgo, lo que queremos es piso parejo para todos. Empezando por lo que gobiernan”, fue el comentario de Ismael, un comensal que acudió ayer a la reapertura del restaurante de carnes Sonora Grill, según consiga el diario El Universal.

Al cierre del lunes, la Secretaría de Salud federal informó que en México se acumulan 134 mil 368 muertes y un millón 541 mil 633 casos de contagios por Covid.

Las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) a través de la Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por el Covid, registran que entre marzo y diciembre de 2020 cerraron 1 millón 10 mil 857 pequeñas empresas en México.

Muchos restaurantes desafiaron ayer a las autoridades al abrir en semáforo rojo, pues el gobierno capitalino sólo permite la comida para llevar.

Nathan Poplawsky, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco), aseguró ayer a medios de comunicación locales que persistir el cierre de comercios por la pandemia, a final del mes habrá un cierre de 40 mil empresas y una perdida de más de 200 mil empleos.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) ha diseñado un protocolo llamado Mesa Segura a fin de garantizar la seguridad sanitaria de comensales y empleados de restaurantes, a fin de ayudar a reactivar al economía de sus agremiados. Pero ha resultado insuficiente para las autoridades capitalinas.

En contraparte, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, advirtió que el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) estaría revisando desde el lunes 11 de enero que los restaurantes sólo vendan comida para llevar. Y si no lo hacen, serán acreedores a multas o cierres.

Aunque tras las protestas el gobierno de Sheinbaum reculó en sus amenazas de multas y cierres, y ha terminado por aceptar una mesa de diálogo entre diversas dependencias y la Canirac, a fin de fijar nuevos criterios para la reapertura de negocios. El miércoles se darán a conocer los resultados de la nueva etapa de aperturas en restaurantes.

  • Fotos: EFE/Especial
  • Noticias relacionadas: L
Predial 2021