Después de un mes de controversias y acusaciones por presunto acoso sexual, el juez ‘trumpista’ Brett Kavanaugh ha librado la batalla tras los votos del Senado a su favor.

A un año del movimiento #MeToo Kanavaugh, quien fue llevado a juicio acusado por varias mujeres de acoso sexual, salió victorioso al ser nombrado como juez titular del Tribunal Supremo de Estados Unidos. El ‘trumpista’ fue designado por 50 votos a favor, frente a 48 en contra.

La principal acusación contra Kavanaugh partió de Christine Blasey Ford, una profesora de psiocología, quien aseguró ante integrantes de la Cámara Alta que sufrió presunto acoso sexual del juez en 1982.

El Partido Republicano, al que pertenecen Trump y Kanavaugh – a quien el Presidente impulsó como su candidato favorito al cargo-, ha celebrado discretamente el triunfo

A Kavanaugh, además de los presuntos acosos sexuales se le atribuye un temperamento explosivo, un apoyo ciego a su partido, y problemas con el alcohol. Nada de ello pudo detener su nominación y finalmente su ascenso. Trump nunca escondió su apoyo abierto al juez que se erige ahora como el nuevo titular de Tribunal Supremo, todo lo contrario, le apoyó hasta el final del escándalo.

El próximo mes se sabrán los efectos de esta situación que ha dividido a Estados Unidos, pues se abren elecciones para elegir a congresistas y gobernadores, entre otros cargos.

BICI