Parece que Donald Trump logró el cometido, aunque ‘a medias’, para que el Congreso norteamericano le concediese dinero a fin de ‘sellar la frontera’ con México.

Un acuerdo entre legisladores demócratas y Trump, sobre reglas de inmigración, le otorga 1 mil 375 millones de dólares para construir barreras en más de 320 kilómetros de la frontera con México. No habrá muro, pero sí más vallas metálicas y un nuevo protocolo para detenciones de migrantes.

Legisladores citados por The Washington Post revelaron el acuerdo con el que se pretende evitar un nuevo cierre parcial de gobierno, como el que recién afectó a más de 800 mil trabajadores que no recibieron sueldo y ‘paralizó’ la vida política durante poco más de un mes.

Trump originalmente solicitó 5.7 millones dólares para construir más de 320 kilómetros de muro; al no obtenerlo forzó al cierre parcial del gobierno

El Congreso, de mayoría demócrata, llegó finalmente a un acuerdo con el Presidente y liberó 1.37 millones de dólares para las vallas metálicas antes que se produzca un nuevo cierre de gobierno, como ha venido amenazando Trump.

The Washington Post revela también que las discusiones sobre el número de migrantes que pueden ser detenidos, las reglas de esa detención, el número de camas, entre otros, están en suspenso ante la falta de acuerdos.

Al margen del acuerdo, Trump ha preparado un plan para declarar una emergencia nacional en la frontera sur, a fin de utilizar fondos públicos sin la aprobación necesaria del Congreso y construir el muro. Algo que muchos consideran algo complicado legalmente, pero no imposible.

El muro es impopular. Hacer cumplir la ley es popular. Este es un terreno particularmente difícil para que los demócratas luchen. Creo que la mayoría de la gente quiere que se cumplan las leyes, y esperan que si los inmigrantes ilegales infringen la ley, sean detenidos”, dijo Michael Steel, estratega del Partido Republicano y ex asesor principal de la Cámara, al Post sobre los alcances del nuevo acuerdo.

INFORME