Petróleos Mexicanos (Pemex) parece tener un respiro en medio de las turbulencias financieras y un fallido rescate inicial por el gobierno federal que nunca prosperó.

HSBC, JP Morgan y Mizhuo Securities han aceptado ayudar al presidente Andrés Manuel López Obrador para rescatar a Pemex. Los tres gigantes financieros aportarán créditos por 8 mil millones de dólares (154 mil millones de pesos al tipo de cambio).

Aunque la deuda total de la paraestatal alcanza los 106.5 mil millones de dólares, los nuevos créditos representan un apoyo adicional a la primera inversión de 107 mil millones de pesos anunciada por AMLO en abril para construir la refinería Dos Bocas, luego que diversas calificadoras internacionales alertasen riesgos para invertir en Pemex.

Las nuevas líneas de crédito consideran una de 2 mil 500 mdd para pago de deuda, y 5 mil 500 mdd para renovar las líneas de crédito ya existentes

AMLO durante la firma del acuerdo con los bancos para nuevas líneas de crédito a Pemex por 8 mil millones de dólares.

Pese al anuncio de abril las calificadoras no mejoraron su opinión lo que generó una pequeña guerra con AMLO, la cual parece haber llegado a su fin este lunes con el anuncio conjunto con los bancos que apoyarán a Pemex con más financiamiento.

Estamos muy convencidos de que las medidas que está tomando la actual administración serán, sin lugar a dudas, para mejorar la operación y estructura financiera de Pemex y del sector energético”, enfatizó Nuno Matos, presidente ejecutivo de HSBC México, durante la firma celebrada este lunes en Palacio Nacional.

Esta es la primera vez que banqueros aparecen al lado del Presidente de México para respaldar su política pública.

Quiero aclarar de que no se trata de contratar deuda. Es lo que ya Pemex tenía considerado, tenemos el compromiso y lo vamos a cumplir, de que no va a aumentar la deuda pública en el tiempo que gobernemos el país. Este es un fondo que se va a utilizar, por sí es necesario, por si las moscas”, enfatizó el Presidente López Obrador durante el anuncio de los nuevos créditos bancarios que tienen un plazo de uso por 5 años.

Pemex es una empresa ‘libre’ desde 2013 en que se aprobó la polémica reforma energética, pero ni aun así ha logrado salir del bache en que está sumida por la corrupción sistemática que daña a la paraestatal más importante de México. Hasta enero su producción alcanzaba los 1. 6 millones de barriles diarios -la cifra más baja desde 1990-, casi la mitad de los 3.3 millones de barriles diarios que alguna vez llegó a producir.

 

  • Foto: Especial/Presidencia de la República