El horror en la planta de acero Azovstal ha terminado con la rendición incondicional de la última resistencia de soldados que se atrincheraron en el lugar para enfrentar el asedio ruso a Mariupol, que ha caído tres meses luego en manos del Ejército ruso.

La evacuación de soldados ucranianos heridos, el pasado lunes, en un alto al fuego pactado con Rusia, dio pie a la rendición del resto de los militares atrincherados en el lugar. Según cifras del Ministerio de Defensa de Rusia, quedaban 265 soldados atrincherados en Azovstal.

Bajo una red de túneles, los soldados ucranios que resistieron casi dos meses al asedio ruso, ya tenían días sin comida, sin dormir, sin agua potable y hasta reutilizaban las vendas de los muertos para curar a los heridos. Ayer acabó el martirio al rendirse ante la falta de municiones para seguir combatiendo.

No hubo necesidad de un asalto final de las tropas rusas, los soldados de Ucrania se rindieron; los heridos graves previamente fueron evacuados el lunes

El Ministerio de Defensa de Rusia muestra a parte de los 52 soldados ucranianos heridos tras la rendición de la resistencia en la planta Azvostal.

Rusia anunció la rendición luego que cientos de soldados ucranianos salieron de la planta sin armas y en fila este martes. Todos fueron revisados con respeto por un control militar ruso e incluso médicos otorgaron primeros auxilios a 52 militares ucranianos heridos que fueron trasladados a hospitales de la provincia separatista pro-rusa de Donetsk para ser atendidos.

Ahora todos esos soldados, que fueron llevados a un destino incierto a bordo de camiones negros con la letra Z -que representa la victoria en ruso-, son prisioneros de guerra, según confirmó el Ministerio de Defensa de Rusia, tras anunciar que cumplirá con las reglas de la Convención de Ginebra.

Ellos son todos héroes”, ha declarado Oleskii Reznikov, ministro de Defensa de Ucrania, sobre los últimos combatientes de Azovstal. Lo cual fue refrendado por el Ministerio de Defensa de Rusia que llamó a Ucrania a celebrar pronto un intercambio de prisiones de guerra “para repatriar a estos héroes ucranianos lo antes posible”, según registra la agencia AP.

A partir de hoy Mariupol ya está bajo el control total de Rusia.