La policía detuvo este miércoles a la pareja y presunta responsable del asesinato de Fátima, la niña de 7 años a la que una mujer se llevó de la escuela a su casa y luego apareció en bolsas de basura tras ser violada, torturada y asesinada.

Los presuntos homicidas Mario Alberto Reyes Nájera y Gladis Giovana Cruz Hernández fueron detenidos en el ejido Tlazala, del municipio Isidro Fabela, del Estado de México, por policías y elementos de la Guardia Nacional. Se estima que puedan alcanzar entre 80 a 140 años de prisión por el secuestro, violación y asesinato de la niña. Eran ‘amigos’ de la familia de Fátima.

Tras la conmoción nacional por el asesinato de la menor y luego de que circuló un video donde se aprecia a una mujer llevándose inicialmente a la niña, con el retrato hablado se pudo lograr ubicar a Gladis Giovana y su domicilio – en la colonia San Felipe, de Xochimilco- donde el martes se realizó un cateo que permitió ubicar la identidad de la mujer y su pareja. La Fiscalía General de la Ciudad de México incluso ofreció una recompensa de 2 millones de pesos para quien pudiera ayudar a localizar a Gladis.

El cuerpo de Fàtima fue encontrado a unas cuadras de su casa, en bolsas de plástico. Y fue despedida en un emotivo sepelio al que acudieron miles de personas el martes.

Las investigaciones han revelado que Gladis Giovana era conocida de Magdalena Antón, madre de Fátima, a quien conoció hace dos años en una fiesta, e incluso vivieron en la misma casa durante un tiempo. Magdalena le rentaba un cuarto a Gladis, sus dos hijos -que resultaron compañeros de Fátima en la misma escuela- , y a su esposo Mario Alberto, quien trabajaba manejando un moto-taxi.

Gladis Giovana vendía frituras afuera de la escuela Enrique Rébsamen, de Tulyehualco, Xochimilco donde Fátima estudiaba la primaria, y el pasado 11 de febrero se llevó a la niña; se la entregaron pues Fátima la señaló como ‘amiga’ de su mamá

Fátima fue despedida en un sepelio emotivo al que acudieron miles de personas. para llorar su muerte y exigir justicia.

Ulises Lara, vocero de la Fiscalía General de Ciudad de México, informó que durante el cateo en la casa de Gladys Giovana y Mario Alberto, la policía encontró las ropas que llevaba la menor y su captora, además de cinturones manchados con sangre, documentos y otras pertenencias que permitieron atrapar a los secuestradores de Fátima.

Informo que los presuntos responsables del feminicidio de la menor Fátima Cecilia fueron detenidos en un poblado del Estado de México con el apoyo de la Guardia Nacional y de las autoridades del @Edomex, quienes colaboraron con la @SSP_CDMX y con la @FiscaliaCDMX desde la mañana”, tuiteó la noche del miércoles Claudia Sheimbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

De acuerdo a las últimas indagatorias se presume que Gladis Giovana se llevó a su casa a Fátima para entregarla a su pareja Mario Alberto, quien la violó para luego asesinarla. Las razones del por qué aún no se han detallado.

El caso adquirió especial relevancia por la serie de negligencias y omisiones que se presentaron, desde que en la escuela se autorizó la entrega de la niña a una persona que no era un familiar, la falta de atención y la lentitud con que actuó el Ministerio Público tras la denuncia de los familiares el primer día de la desaparición, la revictimización de la familia al sacar a luz un expediente del DIF por problemas familiares que en nada abonó al caso. además de los señalamientos de la Fiscalía General sobre los padres de Fátima, a quienes se les calificó incapaces por sus “problemas mentales”.

La furia social se elevó además por el desdén del presidente Andrés Manuel López Obrador quien atribuyó este crimen y otros feminicidios al “modelo neoliberal”, provocando nuevas manifestaciones feministas en su contra y pintas en las puertas de Palacio Nacional para reprocharle su insensibilidad y falta de atención al problema de la violencia contra las mujeres en México.

Cada día en México se asesina a 10 mujeres impunemente. Y el gobierno de AMLO, lejos de contribuir a revertir esta tendencia ha miminizado los reclamos, además de evitar ofrecer un plan concreto para frenar la violencia, no sólo contra las mujeres, sino en general.

Frente a la actitud laxa del Presidente de México este 9 de marzo grupos feministas han convocado a un paro nacional, bajo la etiqueta #UnDíaSinNosotras, para protestar por la violencia generalizada que enfrentan a diario niñas, niños y mujeres.