Una nota del diario Reforma sobre activistas y defensores de derechos humanos asesinados en México, desencadenó una nueva descalificación del presidente Andrés Manuel López Obrador al considerar que era mera “propaganda”.

La realidad es que desde que asumió el poder y a hasta el día de ayer, ya suman 68 defensores de derechos humanos y 43 periodistas que han sido asesinados en el país, según admitió la Secretaría de Gobernación (Segob) en un informe donde acepta el problema.

Pese a que nueve de las 111 víctimas estaban acogidas bajo el llamado Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, de nada sirvió la supuesta protección pues fueron asesinados.

Según cifras que se han generado desde el propio mecanismo, desde diciembre de 2018 a la fecha, se han asesinado a 43 periodistas y 68 personas defensoras de derechos humanos, de los cuales 7 periodistas y 2 personas defensoras eran beneficiarios del mecanismo de protección (…)

Es el nivel de riesgo que sufren periodistas y personas defensoras de derechos humanos al realizar su labor a lo largo y ancho del país”, reculó la Segob tras los dichos desafortunados del AMLO.

La respuesta del gobierno de AMLO se dio luego que el diario Reforma publicó ayer que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), registra en lo que va del 2021 el asesinato de 12 activistas, además que desde 2019 se acumulan 56 asesinatos contra defensores de derechos humanos.

Actualmente, según la Segob, en México existen 1 mil 478 personas, en la mayoría de los 32 estados, que están siendo protegidas por el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas

En México los asesinatos de activistas y defensores de derechos humanos, como Samir Flores (en la foto), se han incrementando bajo el gobierno de AMLO.

Hoy sólo Ciudad de México, Colima, Guanajuato, Guerrero, Puebla y Veracruz cuentan con mecanismos de protección local a periodistas y defensores de derechos humanos.

Una vez más, López Obrador no solo descalifica los informes sobre activistas asesinados en México como ‘propaganda’, sino que asegura que su Gobierno los está protegiendo. Omite que, en 2020, su Gobierno eliminó el fideicomiso que financiaba las medidas de protección para defensores”, le reviró a AMLO y su gobierno, José Miguel Vivanco. director para las Américas de Human Human Rights Watch (HRW).

Desde enero de este año, ante las constantes quejas por las deficiencias del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, la Segob anunció una “reingeniería institucional” al programa. Pero sólo ha quedado en meras palabras.

En marzo de este año la organización Article 19 presentó el informe Distorsión: el discurso contra la realidad, donde  revela que en México cada 13 horas se agrede a un periodista y que el 2020 ha sido el año más violento contra la prensa en los últimos 13 años.

En dicho el informe se recrimina que el Presidente López Obrador siga utilizando sus conferencias matutinas para centralizar la información y atacar al periodismo crítico.

El titular del Ejecutivo pontifica, juzga, moraliza, estigmatiza, informa y desinforma”, resumió Article 19.