Los argentinos de hartaron del caótico gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, representantes del kirchnerismo, al votar en contra de su proyecto de nación en las elecciones primarias.

El revés a la coalición Frente de Todos es demoledor, pues perdió 17 de las 23 de las provincias de Argentina, entre ellas históricos bastiones del kirchnerismo como Santa Cruz y Chaco, mientras que Buenos Aires, la capital federal, quedo también en manos opositoras.

Hemos hecho con Cristina (Kirchner), con Axel (Kicillof) un enorme esfuerzo y evidentemente algo no hemos hecho bien (…)

Todos los que estamos aquí solo queremos la felicidad de nuestro pueblo y por eso hemos trabajado denodadamente, pero ha sido insuficiente”, fue parte del mensaje del presidente Alberto Fernández tras admitir la derrota, según registra el diario La Nación.

El gobierno de Alberto Fernández enfrenta un nuevo gran revés, pues luego del triunfo electoral de 2019, ante el mal manejo de la pandemia de Covid y la crisis económica, que ha disparado a un 29.1 por ciento la inflación, acumula un rechazo sostenido de los los argentinos que desde 2020 han salido a protestar a las calles para exigir soluciones que no llegan.

Buenos Aires Capital Federal, Chaco, Chubut, Corrientes,  Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Cruz, Santa Fe, San Luis y Tierra del Fuego ya están en manos de la oposición al kirchnerismo

El 67 por ciento del padrón electoral, de 34 millones, salió a votar este domingo en Argentina para elegir a los candidatos de las elecciones legislativas de noviembre.

Los candidatos de la coalición Juntos por el Cambio -la misma que llevó al polémico Mauricio Macri a la Presidencia en 2015, y que entregó en 2019 a Alberto Fernández tras la derrota- han resultado ganadores en las llamadas elecciones legislativas PASO. ESto siginifica que competirán por las curules legislativas en noviembre próximo.

Este movimiento significa un cambio en las posiciones del Congreso, pues si la tendencia se repite en las elecciones generales de noviembre próximo, el partido de Fernández y Kirchner podría dejar de ser la fuerza principal rumbo a las elecciones presidenciales de 2024.

El presidente Alberto Fernández podría operar cambios en las carteras del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, Martín Guzmán (Economía), Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Sabina Frederic (Seguridad) y Claudio Moroni (Trabajo), según anticipan diversos analistas políticos argentinos, ante la presión ciudadana y política por la falta de resultados.

Algo no hemos hecho bien para que la gente no nos acompañe. Todos los que estamos aquí escuchamos, de los errores aprendemos. Hay una demanda que no habremos satisfecho. A partir de mañana vamos a resolver el problema que la gente nos plantea”, resumió el Presidente Fernández en un mensaje a la nación tras la derrota electoral de su partido.

Los argentinos volverán a las urnas el 14 de noviembre donde se renovarán 127 de las 257 curules de la Cámara de Diputados, y 24 de las 72 curules del Senado.