El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es impredecible. Ayer emprendió una nueva escalada de amenazas reanudando la guerra comercial con China y advirtiendo de nuevas sanciones a Venezuela.

Fiel a su estilo incendiario, Trump anunció ayer nuevos aranceles del 10 por ciento a los productos chinos que se habían ‘salvado’ tras iniciar la guerra comercial con este país. Y de paso amenazó con bloquear comercialmente a Venezuela para acelerar la caída de Nicolás Maduro.

Creíamos que teníamos un acuerdo con China hace tres meses, pero, desgraciadamente, China ha decidido renegociar el acuerdo antes de la firma“, justificó Trump, a través de un mensaje de Twitter, sobre los nuevos aranceles a las importaciones de productos chinos valoradas en 300 mil millones de dólares.

El anunció de los nuevos aranceles a China, a partir del 1 de septiembre, tuvo efectos inmediatos con una caída de hasta el 7 % en los precios por barril de petróleo

En otro mensaje, más provocador, Trump aludió a que el gobierno chino no hace nada para detener el tráfico de fentanilo, una de las drogas químicas más poderosas, que está causando cada vez más muertes de adictos norteamericanos.

Adicionalmente, mi amigo, el presidente Xi, dijo que iba a detener la venta de fentanilo a Estados Unidos. ¡Esto nunca ocurrió, los estadounidenses siguen muriendo!“, fue otro de los tuits de Trump.

China aún no responde a la nueva amenaza de Estados Unidos que prácticamente grava con aranceles a todos los productos que comercializa en este país.

 

Y amenaza con bloqueo comercial a Venezuela

Además de sus amenazas a China, Trump también lanzó una advertencia a Venezuela luego de asegurar que está considerando la posibilidad de implementar un bloqueo comercial o “cuarentena” al gobierno de Nicolás Maduro, para obligarle a dimitir ante la crisis en que tiene al país.

Trump anunció que estudia aplicar la medida, tras responder a las preguntas de un periodista durante una conferencia en la Casa Blanca,  al ser cuestionado sobre el apoyo que recibe Maduro de Moscú, Pekín y Teherán, según reportan diversas agencias internacionales. Aunque no dio detalles de la nueva medida.

Avanzando