La nueva Ley de Austeridad Republicana, un proyecto planteado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para frenar los gastos excesivos de funcionarios ya es una realidad. Ayer la Cámara de Diputados con la mayoría de Morena y sus aliados aprobó por mayoría la nueva medida.

Con la Ley de Austeridad se eliminan las pensiones a ex Presidentes,  se eliminan privilegios como seguros privados de gastos médicos, de vida o de separación y cajas de ahorro especiales, además de evitar la duplicidad de funciones y el crecimiento de la nómina burocrática, además de obligar a mejorar el gasto público.

Se trata de establecer en la ley que no se repitan esos penosos episodios de la vida pública donde el Gobierno y las dependencias despilfarraban los recursos, se financiaban excesos, privilegios y frivolidades (…) seguramente vamos a tener un Gobierno más ligero, austero y muy eficiente”, expresó el diputado Mario Delgado Carrillo, líder del grupo parlamentario de Morena.

Con 321 votos a favor, 124 en contra y una abstención, la Cámara de Diputados aprobó en lo general el proyecto que expide la Ley de Austeridad, con modificaciones propuestas por el Senado

Diputados de oposición sacaron a relucir mantas y cartulinas contra Morena y la nueva ley.

Para lograr la aprobación de la nueva Ley, Morena recurrió a los votos de sus aliados el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM); los diputados del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano votaron en contra. Sólo un diputado sin partido se abstuvo de votar.

La nueva ley adiciona además un ‘candado’ para los funcionarios públicos que dejen el servicio, pues deberán pasar 10 años para que pueda ocupar algún puesto en alguna de las empresas que haya supervisado, regulado o de la cual haya obtenido información privilegiada; una práctica común hoy en día.

Apenas el pasado 30 de abril los diputados aprobaron un primer dictamen que se remitió al Senado, mismo que válido con algunos cambios en julio y que finalmente devolvió a la Cámara de Diputados para su aprobación final.

Durante la discusión en la Cámara de Diputados legisladores de oposición sacaron a relucir mantas y cartulinas con consignas contra Morena.