La Duma o Parlamento de Rusia, aprobó con poco más de 400 votos por decisión unánime la anexión ilegal de las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia luego de la celebración de pseudoreferendums y un mensaje del presidente Vladimir Putin.

La iniciativa fue firmada por Putin, quien sostiene las amenazas de defender con armas nucleares los ‘nuevos’ territorios de Rusia, que representan poco más del 20 por ciento del territorio de Ucrania.

Tanto la anexión como la amenaza nuclear han desatado in repudio internacional de los países occidentales. Hasta el Papa Francisco I se ha sumado al rechazo.

Ucrania ha solicitado su ingreso formal a la OTAN, y pide que se acelere su aceptación, mientras descarta toda posibilidad de negociaciones con Rusia mientras Putin sea presidente.  

El anuncio de las nuevas anexiones es confuso pues Rusia no tiene el control total de regiones como Jersón o Zaporiyia, además de sufrir una nueva derrota militar en la región de Limán donde las tropas rusas tuvieron que huir ante la exitosa contraofensiva de Ucrania que ha recuperado la ciudad y sus alrededores.

Las regiones de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, en el Donbás, son claves para Rusia pues se unen con la Península de Crimea, territorio que también fue anexado ilegalmente por los rusos en 2014 tras una primera invasión militar a Ucrania

Las zonas en color salmón que Rusia se anexionó ilegalmente -incluida la Península de Crimea tras una primera invasión en 2014-.

El fin de semana, tras el primer anuncio de Putin sobre la anexión de las regiones ocupadas en Ucrania, Jospep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea consideró que esta acción impide que la guerra concluya con una negociación.

Hay que hacer más de lo mismo, más ayuda militar (a Ucrania), más sanciones a Rusia, más y mejor tarea diplomática en el mundo para convencerlo de las razones y las consecuencias de esta guerra”, declaró Borrell, según registró la agencia AFP.

También el fin de semana el Papa Francisco I suplicó a Vladimir Putin detener la guerra, luego de manifestar su desacuerdo por la anexión de los territorios ocupados en Ucrani.a

Deploro vivamente la grave situación que se ha creado en los últimos días, con nuevas acciones contrarias a los principios del derecho internacional (…) aumenta el riesgo de una escalada nuclear (…) consecuencias incontrolables y catastróficas a nivel mundial (…)

¿Y qué decir del hecho que la humanidad se encuentre nuevamente delante de la amenaza atómica? Es absurdo. ¿Qué más debe suceder? ¿Cuánta sangre debe aún correr para que comprendamos que la guerra no es nunca la solución, sino solo destrucción”, fue parte del mensaje del Papa Francisco I el domingo pasado desde el Vaticano, según registró la agencia EFE.

La Unión Europea, la OTAN, el G-7 y la OSCE Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) han rechazado también la anexión ilegal. Estados Unidos y sus aliados anunciaron que preparan más sanciones contra Rusia.

Incluso Turquía, que ha tratado de mediar en el conflicto evitando las sanciones contra Rusia, se pronunció en contra de la anexión ilegal de los territorios ocupados.