Ante las deudas que ahogan a Pemex, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha realizado una nueva renegociación bancaria para rescatar a la paraestatal.

El  nuevo acuerdo con 23 bancos, nacionales y extranjeros, considera la renovación de las líneas de crédito, tasas de interés más bajas y mayor plazo de pago por un monto de 8 mil millones de dólares durante la actual administración federal.

Pemex es una empresa fundamental para el desarrollo de México, quedó maltrecha porque no se administró adecuadamente, sobre todo no se administró con honestidad”, expresó AMLO durante la reunión con los banqueros en Palacio Nacional.

Nuno Almeida Matos, director general de HSBC México, habló en nombre de la banca asegurando que esta operación envía un claro mensaje de confianza en la actual administración de Pemex y el gobierno federal.

Abona para que otros sectores económicos se sumen a este ambiente de confianza tan importante para la inversión y el crecimiento de México”, expresó Almeida Matos.

La deuda de Pemex está estimada en 106.5 mil millones de dólares y supera a Petrobras de Brasil, ExxonMobil de Estados Unidos o la holandesa Shell, según datos de Bloomberg

AMLO con los representantes de 23 bancos a los que PEMEX adeuda millones de dólares.

A mediados de mayo pasado los bancos HSBC, JP Morgan y Mizhuo Securities anunciaron públicamente su respaldo para ayudar al presidente Andrés Manuel López Obrador en el rescate de Pemex, con nuevas líneas de crédito que consideran una de 2 mil 500 millones de dólares para pago de deuda, y 5 mil 500 millones de dólares para renovar las líneas de crédito ya existentes. Ayer este anuncio se concretó con la firma oficial del convenio.

Estos hechos contrastan con las declaraciones del Presidente de México en febrero pasado cuando al ser cuestionado durante su conferencia matutina sobre las finanzas de Pemex descartó cualquier renegociación o reestructuración de la deuda.

Vamos a poder resolver con los recursos que tenemos sin endeudar al país. El propósito es no endeudar al país, de no crear déficit, que podamos tener finanzas públicas sanas y en equilibrio. Ese es el propósito“, dijo en su momento AMLO.

La realidad ya lo alcanzó.

  • Fotos: Especial