A los reclamos contra la falta de atención a los feminicidios, ahora se suman los señalamientos contra el gobierno federal por no atender la violencia contra los niños en México.

La oenegé Save the Children México ha exigido este lunes al presidente Andrés Manuel López Obrador que evite seguir ignorando la violencia y asesinatos de niños. Y propone un programa de emergencia para resolver el problema, pues se han incrementado también los feminicidios de niñas.

Una gran desesperanza e impotencia nos invaden como país. Los asesinatos diarios de niñas, niños y adolescentes, así como los feminicidios, nos generan además de una de profunda tristeza, la sensación de no poder estar seguras ni seguros en ninguna parte. Vivimos con miedo, miedo de que en cualquier momento podamos recibir una noticia de un secuestro, una violación, una muerte de un ser querido y esa no es una forma sana de vivir, ni una base sólida para convivir (…)

Exigimos al Presidente de la República que con voluntad política, y con la participación de todos los sectores de la sociedad, lidere un Programa de Emergencia para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar todas las formas de Violencia contra las Niñas y los Niños”, es parte de la postura de la oenegé, expresada a través de un comunicado. 

La Red por los Derechos de la Infancia (Redim), que agrupa a 75 oenegés de todo el país, ha sido también una de las principales promotoras de cambios en las políticas gubernamentales para frenar la violencia contra los menores de edad; aunque sus reclamos han sido ignorados por todos los gobiernos en turno, incluido el actual.

El primer año de administración del nuevo gobierno (a cargo de AMLO) podríamos considerarlo perdido para la agenda de la infancia, no solamente no trató igual a los niños y niñas que en otras administraciones, sino que quedaron en mayor vulnerabilidad”, denunció Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Redim, en entrevista para Sin Embargo, apenas el pasado 6 de enero.

Los feminicidios contra menores de edad alcanzaron en 2019 su número más alto -desde 2015- al registrarse 98 casos, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP) que contabiliza 356 casos de feminicidio infantil durante el período 2015-2019


A la matanza de niños y feminicidios, se suman las desapariciones de menores de edad que la Redim asegura alcanzan las 7 mil en el país.

Este año 2020 el caso de Fátima, la niña de 7 años abusada sexualmente, torturada y asesinada por una pareja en Xochimilco, ha incrementado los reclamos e indignación empujando a las mujeres a un paro nacional el próximo 9 de marzo, ante el hartazgo por la insensibilidad y falta de acciones de AMLO para frenar la violencia.

La Redim ha registrado durante el periodo 2000-2019 el asesinato de cerca de 21 mil niñas, niños y adolescentes, siendo 2019 “el peor año en la historia reciente para la vida de las niñas y adolescentes”.

Y ha hecho un reclamo permanente para que gobierno federal instaure la creación de un protocolo especial de búsqueda para menores desaparecidos, como lo establece la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares. La Redim asegura que hay al menos 7 mil menores desaparecidos en México.

El llamado de Save the Children alcanza además de AMLO a la sociedad mexicana, a la que la oenegé pide comenzar a modificar las forma en que se educa a las niñas y niños para evitar la normalización de la violencia.

A la sociedad también hacemos un llamado, necesitamos cambiar los patrones de crianza y relacionamiento hacia las niñas y los niños. Desde generaciones hemos sido educados con formas violentas, y esa violencia escala a la escuela, a la comunidad y al país entero.

Si queremos transformar el presente y el futuro que les prometemos a las niñas y los niños, tenemos que cambiar nosotras y nosotros también.Debemos escucharles y tomar en cuenta sus opiniones y sentimientos, y buscar los mecanismos para atender y acompañar sus necesidades y preocupaciones”, llama la oenegé en su comunicado. 

Las propuestas

El Programa de Emergencia que propone Save the Children, considera -entre otras- las siguientes acciones:

  • Activar esfuerzos nacionales, estatales y municipales para georreferenciar zonas de riesgo, haciendo uso de sistemas de seguridad como el 911para detectar información de donde prevalece la violencia de género y hacia la niñez. 
  • Fortalecer medidas de seguridad garantizando la existencia de unidades de atención especializada adecuadas y prestación de servicios para mujeres, niñas y niños víctimas o en riesgo de violencia. 
  • Asegurar que todos los casos en los que no se conozca el paradero de una niña, niño o mujer, inicien como una probable comisión del delito de desaparición forzada o desaparición de persona cometida por particulares, a fin de que los mecanismos de búsqueda y localización de personas inicien de manera inmediata.
  • Armonizar y simplificar los procedimientos de la Alerta Amber en todo el país. Se requiere una regulación clara que permita su activación oportuna y eficiente. 
  • Aprovechar las tecnologías de la información para asegurar la mayor difusión posible de la Alerta Amber entre la sociedad, por ejemplo, mediante un sistema que haga llegar a cada teléfono móvil la notificación de alguna desaparición. Para lograr efectividad, esto debe estar acompañado de claridad ciudadana sobre los canales para dar aviso a las autoridades.
  • Proteger los derechos de las personas víctimas y sus familiares cuando se lleva a cabo una investigación, atendiendo a los derechos de confidencialidad e intimidad, particularmente para evitar poner en mayor riesgo a la niña, niño o mujer desaparecida.
  • Es necesario que las Alertas de Género y las acciones encaminadas a la reducción de la violencia de género se vinculen con los mecanismos de protección de la niñez como son los Sistemas Integrales de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes y las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes. 
  • Tipificar el delito de feminicidio en todos los códigos penales estatales, y asegurar que en la práctica se reconozcan y categoricen como tal.  
  • Fortalecer las capacidades institucionales de las Fiscalías Generales, de los Ministerios Públicos y de las Procuradurías de Protección de la Niñez, para gestionar coordinada y eficientemente los casos de vulneración a los derechos de la niñez integrando la perspectiva de género.
  • Incrementar el presupuesto público federal, estatal y municipal para las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.
  • En las escuelas de todo el país, generar, difundir y aplicar Protocolos de Protección y Seguridad Escolar. En dichos protocolos se deben establecer claramente los roles del personal docente, administrativo, de familiares, de la policía, de dependencias públicas vinculadas y de las redes comunitarias para garantizar la protección y salvaguarda de niñas y niños. 
  • Ratificar el Tercer Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño y establecer un mecanismo o plataforma en la que niñas y niños puedan denunciar directamente violaciones a sus derechos humanos, así como los canales apropiados de atención. 
  • Garantizar la pronta impartición de justicia de todos lo casos de niñas, niños, y mujeres que han sido afectadas por la violencia, desaparecidas o asesinadas.