A cuatro meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó acudir a Washington para reunirse con el presidente Donald Trump. El acto ha sido criticado por considerarse un apoyo directo al también candidato republicano.

Donald Trump ha conseguido lo que parecía imposible: sacar a AMLO de México. El Presidente López Obrador llegará esta noche a Washington para reunirse con Trump, quien pregona a los cuatros vientos su “amistad” con el político mexicano.

“(Es) mi amigo y un hombre maravilloso. Ansío reunirme con el Presidente. Será bueno + importante tanto para México como para Estados Unidos”, fueron las palabras de Trump en vísperas de la reunión y la respuesta al Caucus Hispano del Congreso que ha insistido en que se cancele la reunión, por considerar que se violenta el proceso electoral.

Aunque esa ‘amistad’ entre los mandatarios es algo extraño, ya que Trump se vale de las amenazas y el chantaje para obtener lo que desea. Como ya lo hizo cuando exigió a AMLO frenar las caravanas migrantes de centroamericanos a cambio de evitar la imposición de aranceles. Un evento lastimoso para México, que además sigue repercutiendo por la brutalidad ejercida en el ‘encargo’.

Contrastando con la visita y sus palabras melosas para AMLO, el Presidente de Estado Unidos publicó fotos en su cuenta de Twitter, frente a un colosal muro fronterizo de barrotes construido en Arizona; aunque la toma de las mismas data del pasado 23 de junio.

Se estima que esta noche el Presidente López Obrador arribe a la ciudad de Washington, donde Trump celebra una cena en su honor; previo ambos mandatarios llevarán ofrendas florales a los monumentos de Benito Juárez y Abraham Lincoln en la ciudad capital

Con esta foto del muro en Arizona, publicada ayer en Twitter, Trump da la ‘bienvenida’ a Estados Unidos a AMLO.

Al Presidente de México le acompaña una comitiva de empresarios entre los que están Ricardo Salinas Pliego, presidente del Grupo Salinas (Elektra, TV Azteca, etc.), Bernardo Gómez, CEO de Televisa, Daniel Chávez, fundador del Grupo Vidanta, y Carlos Hank Gónzalez, presidente del Grupo Banorte.

Un detalle significativo de esta visita es que toda la comitiva deberá pasar antes por un examen previo para descartar que sean portadores de Covid-19. Incluido el Presidente de México, quien ya declaró que lo hará sin ningún problema si le hacen la prueba en Estados Unidos.

Me voy a hacer la prueba posiblemente el día de hoy (lunes) por la tarde. Y ya mañana, si es que alcanza que me den el resultado, ya les informo. No tengo ningún síntoma (de Covid-19)”, dijo AMLO ayer en su conferencia de prensa matutina.

La reunión entre ambos mandatarios tiene como pretexto celebrar la entrada en vigor, el pasado 1 de julio, del T-MEC. El primer ministro canadiense Justin Trudeau habló por teléfono ayer con AMLO para disculparse por no acudir a la reunión.

El Presidente López Obrador está consiente de que existe el riesgo de que Trump utilice la visita con fines electorales, lo cual supondría un descalabro para México. Las últimas encuestas en Estados Unidos otorgan una amplia preferencia al candidato demócrata Joe Biden, para derrotar a Trump en las elecciones de noviembre gracias a su mala gestión de la pandemia de Covid-19, que tiene a esta potencia mundial dominante como el primer foco de infección en el mundo.

BICI