El golpe mediático de la revista inglesa The Economist que califica a AMLO como ‘El falso Mesías’ a días de la elección del 6 de junio, le da risa al Presidente de México, pues Morena se perfila para sostener la mayoría en la Cámara de Diputados.

La influyente revista inglesa otorgó la portada a López Obrador en su edición de esta semana, con una dura crítica en un artículo que emula el mote que acuñó el historiador mexicano Enrique Krauze, quien definió en 2006 a AMLO como el ‘El Mesías Tropical’.

En un mundo plagado de populistas autoritarios, el Presidente de México de alguna manera ha escapado del centro de atención. Los liberales condenan furiosamente la erosión de las normas democráticas bajo Viktor Orban de Hungría, Narendra Modi de India y Jair Bolsonaro de Brasil, pero apenas notan a Andrés Manuel López Obrador.

Esto se debe en parte a que carece de algunos de los vicios de sus pares populistas. No se burla de los homosexuales, no golpea a los musulmanes ni incita a sus seguidores a incendiar el Amazonas. Para su crédito, habla en voz alta y a menudo en nombre de los que no tienen dinero en México, y no es personalmente corrupto (…) Sin embargo, es un peligro para la democracia mexicana”, se expone en el artículo de The Economist.

Las apreciaciones de The Economist abundan sobre el perfil polarizador de AMLO que ha dividido a los mexicanos en ‘el pueblo’ y ‘la élite’ -a quienes culpa de todos los problemas del país-, con lo cual ha logrado votos en favor de su proyecto de nación.

En la crítica hacia López Obrador se expone que uno de sus artilugios para lograr su cometido, burlando las leyes, es el “referéndum”, es decir las asambleas populares a mano alzada de las que se ha valido para cancelar el NAICM, convocar a un juicio contra ex presidentes, entre otras acciones que afectan a sus proyectos

Las instituciones de México son fuertes, pero pueden ceder ante el asalto sostenido de un fanático con apoyo popular. Los próximos tres años determinarán la profundidad y duración del daño que hace a México y su democracia. Tiene prohibido buscar la reelección, pero está tratando ilegalmente de extender el mandato de un Juez amistoso de la Corte Suprema”, alerta la revista inglesa.

Frente a las críticas, aunque no citó abiertamente a la revista -como es su estilo- , ayer AMLO deslizó comentarios irónicos contra todos los opositores a su gobierno de cara a las elecciones del 6 de junio.

Va muy bien la economía de México, es de las mejores del mundo en cuanto a recuperación después de la pandemia. Ayer hablaba que les molesta muchísimo, no se había tenido ningún trimestre con tanta inversión extranjera, llevaba tiempo que no sucedía. No hablo con relación al año pasado, creció con relación a varios años (…)

También les molestó muchísimo la compra de la refinería (Deer Park) , están… ¿cómo se llama eso que se usa para protegerse de las irritaciones? Vitacilina, vamos a comprar también el laboratorio de Vitacilina, ah qué buena medicina. Están muy molestos, serénense”, respondió burlonamente López Obrador.

Esa confianza radica en que las encuestas le otorgan a su partido, Morena, una amplia ventaja sobre la oposición para conservar la mayoría en la Cámara de Diputados, espacio clave para continuar con su proyecto de nación sin contrapesos. Pues está a 12 curules de tener la mayoría calificada.

Una encuesta de Buendía & Máquez para el diario El Universal revela que a unos días de las elecciones, Morena tiene 41 por ciento de la intención de voto, mientras que el PAN alcanza un 16 por ciento y el PRI llega apenas a un 15 por ciento, mientras que Movimiento Ciudadano logra un ocho por ciento y el PVEM -aliado de Morena- tiene un siete por ciento en la intención de votos para elegir a diputados federales

Antes de cerrar el día, el canciller Marcelo Ebrard -quien está involucrado en el desplome de la Línea 12 del metro en la Ciudad de México- envío una carta de réplica a The Economist para fijar postura sobre la publicación contra AMLO.

Grosso modo el Canciller de México critica que el editor internacional “no fue sensible” a una charla previa donde se le expuso lo que ocurre en México y ahora se demerita al gobierno a unos días de las elecciones.

La opinión y el llamado sorprenden, no por la posición ideológica de su medio, sino por su virulencia y fragilidad argumentativa. Detrás de estos pereciera permear la visión de que la mayoría de la sociedad mexicana, sobre toda la de menos recursos, está equivocada y apoya a quien no debe.

La portada de hoy (jueves) es la síntesis de la exasperación. Se sabe que los resultados de la elección, como ocurrió en 2018, no coincidirán con la que ustedes desean (…) La falla de las élites en entender a López Obrador hoy parece repetirse en sus páginas (…)

Hay dos posibles explicaciones a que un gobierno como el del presidente López Obrador se mantenga con alto margen de aprobación, incluso después de haber transitado por momentos difíciles. La visión elitista, defendida ‘add nauseam’, es que esas mayorías están equivocadas y no saben lo que realmente les conviene. Otra, acaso la más obvia pero sorprendentemente poco considerada, es que la mayoría de personas está favoreciendo por un sistema que por primera vez los tiene como prioridad. ¿Acaso no será tiempo de cuestionarse que son las élites enojadas y exasperadas con el presidente López Obrador y no la mayoría que se siente representada y definida las que están equivocadas?

Vivimos tiempos turbulentos y, sin duda, hay todavía mucho que hacer aún para derrotar a la pandemia, y lograr el despegue definitivo de la economía y cumplir con la promesa de cerrar la grosera brecha social, pero la valoración de los mexicanos es qué vamos por buen camino y que lo estamos logrando. Quizás tiempo para que, parafraseando un artículo de su revista de hace algunos años, las élites exasperadas entiendan que no están entendiendo”, remarcó Ebrard en su escrito.

  • Ilustración: The Economist
INFORME