Primero canceló toda esperanza para los ‘dreamers’, luego dijo que quitaría a México sus ingresos por el TLCAN, y el punto final fue anunciar la militarización de la frontera. Todo en apenas tres días.

Ante la nueva amenaza de Trump para militarizar la frontera a raíz de la caravana migrante, Andrés Manuel López Obrador dijo que si el ejército norteamericano avanza encontrará una cadena humana de miles de mexicanos exigiendo paz.

Durante su gira de trabajo por San Pedro, Coahuila, el candidato de Morena a la Presidencia de México expuso que si el ejército norteamericano se aposta en la frontera, los mexicanos se manifestarán en paz para mostrar su rechazo.

En son de paz nosotros, los mexicanos, nos manifestaríamos en toda la frontera vestidos de blanco (…) miles de mexicanos se manifestarían a lo largo de los 3 mil 185 kilómetros de frontera con Estados Unidos, es decir, sería una cadena humana de mexicanos por la paz y para buscar un entendimiento con el Gobierno de Estados Unidos sin uso de la fuerza, sin muros, un entendimiento con el respeto mutuo, con cooperación para el desarrollo”, dijo López Obrador en su mensaje.

Las amenazas de Trump a México tienen su origen en el permiso de México para que se llevase a cabo el Viacrucis Migrantes en Lucha 2018 donde participaban al menos mil 500 inmigrantes centroamericanos de Honduras, El Salvador y Guatemala. Aunque ayer finalmente las autoridades mexicanas detuvieron a migrantes con el pretexto de que se separaron del grupo principal.

La mañana del martes Trump dijo que la militarización de la frontera será efectiva hasta que se construya el gran muro que ha venido anunciando desde su campaña presidencial

Los mil 500 participantes del Viacrucis Migrantes en Lucha 2018 se dirigían a la frontera con Estados Unidos para pedir asilo político ante la violencia en sus países. Este viacrucis se realizaba desde el año 2010 y nunca hubo detención de migrantes centroamericanos, hasta el día de ayer luego de las amenazas de Trump.

El deseo de no continuar con esta movilización obedeció estrictamente a la decisión propia de las personas que la integraban y no a presión externa o interna alguna”, informaron en un comunicado oficial la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Las nuevas amenazas de Trump no merecieron al gobierno mexicano postura alguna. Hasta el momento no hay un pronunciamiento del presdiente Enrique Peña Nieto.

Ante la beligerancia de Trump el candidato de Morena expresó que lejos de buscar una confrontación, lo que está planteando es que exista un respeto a México.

Vamos actuar nosotros con mucha prudencia, la verdad les digo no nos van a apantallar, México, ya lo dije y lo repito, México no va a ser piñata de ningún Gobierno extranjero”, enfatizó López Obrador.