Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, insiste en defender y asilar al defenestrado Pedro Castillo, expresidente de Perú hoy preso tras intentar dar un autogolpe de Estado provocando con ello tensiones políticas.  

Dina Boluarte le respondió a AMLO, quien no la ha reconocido como nueva presidenta de Perú tras la caída de Castillo, que lo espera ‘con los brazos abiertos’. En tanto, la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de Perú le ha exigido al presidente mexicano que deje de entrometerse en la política interna del país.

Esperamos que, en todo caso, el presidente AMLO, como había ofrecido venir al Perú, se pueda cumplir esto. Acá lo esperamos con los brazos abiertos y con el cariño de todos los peruanos”, respondió Bouarte a los señalamientos estridentes del Presidente de México que insiste en acusar un imaginario ‘golpe de Estado’ de las ‘èlites’ contra Castillo.

El mensaje de Boluarte es una forma elegante de pedirle a López Obrador que cumpla su palabra y viaje al país a entregarle la presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico. El mandatario mexicano se comprometió a entregarla el 14 de diciembre en Lima a Castillo y para ello invitó a los líderes de izquierda de Latinoamérica, a fin de arropar al peruano. Ahora guarda silencio.

Pedro Castillo, hoy expresidente de Perú, quien permanecerá preso por siete días mientras se investiga a los funcionarios que le ayudaron al autogolpe de Estado, intentó disolver el Congreso para evitar que lo destituyeran por un juicio en su contra donde la Fiscalía le acusó de encabezar una red de corrupción desde el interior del gobierno para desviar recursos de la obra pública -como lo hizo Cristina Kirchner, vicepresidenta de Argentina, hoy condenada a seis años de prisión por el desvío de 1 mil millones de dólares-.

Convocar en el más breve plazo a elecciones para un nuevo Congreso con facultades constituyentes para elaborar una nueva Constitución en un plazo no mayor de nueve meses. A partir de la fecha y hasta que se instaure el nuevo Congreso se gobernará mediante decretos ley”, anunció Castillo ayer en un mensaje a la nación, transmitido por televisión; pero su autogolpe de Estado no se concretó pues no tuvo el apoyo del ejército.

Castillo intentó llegar, sin éxito, a la Embajada de México para pedir asilo una vez que su plan falló, pues 101 diputados -de los 130 en el Congreso-, incluidos los de su partido, votaron a favor de destituirlo cuando anunció la disolución del Poder Legislativo y ‘decretó’ un estado de excepción.

Las calles de Lima, la capital de Perú, ayer se volvieron otra vez un campo de batalla con al menos un millar de manifestantes que gritaban: “¡Cierre al Congreso!”, “¡Pedro Castillo, Perú está contigo!” y “’¡Si no hay liberación, habrá revolución!”; elementos de la Policía los dispersaron con gas lacrimógeno tras los destrozos que causaron

Al menos un millar de manifestantes salieron a las calles de Lima a mostrar su apoyo a Pedro Castillo, exigiendo sea liberado de prisión.

Las gestiones diplomáticas de México para dar asilo político a Castillo -como ya lo hizo previamente con Evo Morales, expresidente de Bolivia que dimitió en medio de un escándalo por fraude electoral-, no van a prosperar según declaró el expresidente del Consejo de Ministros de Perú, Luis Solari.

Pedro Castillo ha invocado la Convención sobre Asilo Diplomática, promulgada en Caracas, Venezuela, en 1954, pero el artículo 3 señala que “no es lícito” el asilo político a quienes enfrenten un juicio por delitos penales comunes, declaró Solari al diario mexicano El Universal.

Mientras López Obrador reclama que las ‘elites’ fueron responsables del ‘golpe de Estado’ contra Castillo, su homólogo colombiano fue más asertivo al declarar que el expresidente de Perú cometió ‘suicidio político’.

Pedro Castillo por ser profesor de la Sierra y presidente de elección popular fue arrinconado desde el primer día. No logró la movilización del pueblo que lo eligió, se dejó llevar a un suicidio político y democrático. Ojalá Perú encuentre la senda del dialogo de su sociedad toda.

Solicito a la @CIDH aplicar la Convención Americana de Derechos Humanos y expedir medidas cautelares en favor del presidente del Perú Pedro Castillo. Se ha conculcado el derecho a elegir y ser elegido y el tener un tribunal independiente de juzgamiento”, es parte del hilo de tuits de Gustavo Petro, presidente izquierdista de Colombia.