La negligencia del presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir frontalmente al crimen organizado ha convertido a México en uno de los 10 países más sangrientos del mundo. Las masacres son parte la nueva ‘normalidad’; tan sólo en mayo pasado 100 personas por día fueron asesinadas.

En dos años y medio del gobierno de AMLO suman ya más de 83 mil 660 muertos por la violencia; tan sólo en esta semana se han presentado tres masacres por el narco en Tamaulipas, Zacatecas y Guanajuato, y ayer Michoacán amaneció ardiendo por la escalada violenta de carteles de narcotraficantes frente a la inacción del Estado mexicano.

Me da mucho gusto estar aquí y poder participar en la inauguración de este cuartel de la Guardia Nacional, que forma parte del programa nacional de transformación en lo que corresponde a la seguridad pública que, como hemos venido planteando, no depende nada más de lo que hagamos en corporaciones policíacas o lo que hagamos en acciones coercitivas, no depende nada más de la mano dura, de las cárceles, de las leyes más severas, porque no se puede enfrentar la violencia con la violencia, no se puede enfrentar el mal con el mal, no se puede apagar el fuego con el fuego”, fue parte del mensaje del Presidente de México ayer durante un acto público en Rosarito, Baja California, donde inauguró cuarteles de la Guardia Nacional, que ya tiene 16o cuarteles y más de 100 mil efectivos en el país.

Nunca habló de las masacres de esta semana ni de acciones inmediatas o específicas para frenar la violencia que ahoga al país.

Mientras AMLO hacía demagogia, ayer un enfrentamiento entre narcos del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y la Guardia Comunitaria de San Juan Nuevo Parangaricutiro dejó como saldo 5 muertos, cuatro narcos y un guardia comunitario. Los pobladores indígenas están hartos de los narcos y advierten que van a ‘limpiar’ la zona de ellos ante la falta de respuesta del Ejército o la Guardia Nacional.

Previamente durante la semana pasada en la masacre de Reynosa, operada por el Cártel del Golfo, el saldó fue de 19 muertos -cuatro de ellos delincuentes-, 18 en Zacatecas -además de dos policías que colgaron de un puente-por los enfrentamientos entre el Cártel de Sinaloa y el CJNG, y siete en Guanajuato -dos de ellos estudiantes- luego que sicarios del Cártel de Santa Rosa de Lima abrieron fuego contra las personas que estaban en un taller de motocicletas. A Los que se suman los 5 muertos del enfrentamiento de ayer en Michoacán.

Las últimas cifras de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) revelan que en dos años y medio de gobierno ya suman 86 mil 660, de diciembre de 2018 a mayo de 2021; y el número de desaparecidos rebasa los 88 mil -más de 24 mil bajo el gobierno actual-

Dos policías fueron colgados de un puente en Zacatecas durante una semana de masacres en México , que “está en paz”, según repite como un burdo mantra AMLO.

El hartazgo ante tanta violencia y matanza ha llevado nuevamente hasta la Iglesia Católica -luego del asesinato a tiros de dos curas que oficiaban misa-, a través de una publicación de la Arquidiocésis de México este domingo, a exigir desde el Semanario Desde la Fe un directo “¡Ya Basta!” al gobierno mexicano, mismo que ha ordenado a sus efectivos del Ejército y la Marina no enfrentarse a los narcos.

La orden sigue siendo la misma: no combatir el narco, a las organizaciones criminales y a sus líderes. Esta estrategia ha sido la misma desde que asumió el poder, cuando López Obrador hablaba sobre el perdón a muchos de estos grupos que han violado los Derechos Humanos de muchas personas (…)

La pretensión de López Obrador es reconstruir una federación de cárteles. La estrategia, ahora que controla ya a 20 gobiernos estatales, es que haya pactos, negociaciones entre los gobernadores y los cárteles para que se dejen de combatir entre sí. Pero eso es muy difícil. No está claro que sus gobernadores estarán en esa misma línea de pensamiento, porque lo que se puede observar de muchos de sus gobernadores electos es que son verdaderos caudillos”, declaró Rubén Salazar, director de Etellekt Consultores, empresa que lleva un registró fiel de la violencia y riesgos en México, en entrevista con la DW la semana pasada.

Etellekt registró en el proceso electoral del 6 de junio de 2021 al menos 91 muertes de políticos, 36 de ellos candidatos, desde su inicio y hasta el final, a manos del crimen organizado.

A los reclamos por la política de un Estado fallido contra el narco, se sumó también Marko Cortés, líder nacional del PAN, único partido de oposición que representa un ligero contrapeso a la política errática de AMLO.

Nosotros le hemos exigido al gobierno federal que presente una verdadera estrategia contra la delincuencia organizada, pero el Presidente (López Obrador) no ve ni oye a los mexicanos.

Pareciera que el gobierno de Morena mantiene un pacto con la delincuencia, porque ni persigue ni detiene a los grupos criminales. Al contrario, los libera y les agradece su buen comportamiento en el proceso electoral”, sostuvo el dirigente nacional del partido, Marko Cortés Mendoza, en alusión a los dichos de AMLO que felicitó a los narcos y se fue contra contra los empresarios tras las elecciones del 6 de junio.

En medio del caos en el país, ayer el gobierno de Tamaulipas informó que, a través del Grupo de Operaciones Especiales de la Secretaria de Seguridad Pública, detuvo a Jorge Iván Cárdenas Martínez (a) ‘La Vaca’, líder del Cartel del Golfo y presunto responsable de la masacre de Reynosa.  

La política fallida de ‘abrazos, no balazos’ ha creado autodefensas de niños en Guerrero, y el nuevo levantamiento de otras en Michoacán ante el hartazgo.

Ya desde el año 2019 tras la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, en el tristemente célebre ‘Cualiacanazo‘, la prestigiosa periodista Anabel Hernández -exiliada en Alemania por amenazas y ataques del narco- lo decía con claridad.

La verdad es que, hasta ahora, el gobierno de AMLO no usa la fuerza violenta ni no violenta del Estado para combatir a los carteles de la droga que operan en todo el país. Para desmantelar la corrupción y las empresas que lavan dinero no se necesita ninguna bala, o poner en riesgo a la población, solo la inteligencia y voluntad. Pero esto tampoco lo ha hecho hasta ahora”, criticaba desde entonces la periodista de la DW en una columna sobre el ‘Culiacanazo’, respecto de las mentiras del gobierno de AMLO y su pasividad ante la violencia desatada por el narco.

INFORME