El presidente Andrés Manuel López Obrador ha vuelto a la polémica por sus dichos contra el Instituto Nacional Electoral (INE) al que acusa de querer ‘censurarlo’.

Luego que el INE llamó al Presidente López Obrador a evitar que sus conferencias matutinas se transmitan íntegras por TV a partir del 4 de abril, para no influir en el proceso electoral, el mandatario acusa ‘censura’. Aunque en mayo de 2019 aprobaba la medida.

Son dos cosas. Primero, acudir a instancias judiciales en caso de que haya una prohibición, porque sería un acto de censura, sería un agravio, un atentado a la libertad, eso no puede prosperar, desde el punto de vista constitucional y legal. Y lo segundo, yo aprovecho para convocar a los mexicanos a que opinen si está bien que el INE nos silencie, si está bien que en México, en nuestro país, no pueda hablar el Presidente, no pueda informar (…)

Como ya está de moda a nivel mundial la censura, ya nos quieren silenciar. Y realmente es una actitud de mucha intolerancia ¿cómo nos van a quitar el derecho de libre expresión, cómo le quitan al pueblo el derecho a la información?”, reclamó López Obrador en su conferencia matutina de ayer, haciendo una alusión indirecta al bloqueo de las cuentas en redes de su amigo Donald Trump, quien provocó -con su negativa a reconocer los resultados electorales donde perdió- el asalto al Capitolio.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, respondió al Presidente con la emisión de un video de dos minutos para explicar con precisión lo que implica la medida que debe atenderse a partir del 4 de abril.

Ante la desinformación que se ha difundido sobre la transmisión de las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, hay que aclarar a la opinión pública que nadie ha propuesto suspenderlas o cancelarlas.

Los criterios vigentes que se han aplicado en los últimos dos años, establecen que durante las campañas electorales se debe suspender la transmisión integra de esas conferencias al considerarse que, al realizarse en ellas promoción de los logros de gobierno, constituyen propaganda gubernamental cuya difusión está prohibida durante las campañas, por nuestra Constitución”, expresó Córdoba Vianello en el vídeo difundido en redes.

En las elecciones de 2019 y 2020 en los estados con elecciones se acataron las disposiciones de la autoridad electoral, por lo que estos criterios siguen disponibles y deberán acatarse por la federación a partir del 4 de abril

La relación del Presidente López Obrador con el actual consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, ha sido de permanente enfrentamiento. López Obrador insiste en desacreditar el papel de la autoridad electoral que certificó su triunfo.

López Obrador de hecho ha estado de acuerdo con estos criterios, pues el 28 de mayo de 2019 decía apoyar abiertamente que no se transmitieran de dichas conferencias en los estados donde había elecciones.

Estoy de acuerdo que no se transmitan las conferencias donde hay elecciones”, expresó en su conferencia matutina de ese día AMLO, asegurando que no era necesario que el INE le notificara oficialmente. Aunque ahora recula y dice que peleará en los tribunales por la ‘censura’.

Un pleito viejo

La estrategia de descrédito hacia el INE no es nueva, pues incluso antes de llegar a la Presidencia, cuando candidato, López Obrador ya desacreditaba a la autoridad electoral.

El INE y el TRIFE no inspiran confianza. Por eso, nos estamos preparando al 100 para la defensa del voto. Después de esta elección habrá, es nuestro compromiso, una auténtica democracia y ya no habrá fraude electoral en ninguna de sus modalidades”, expresó López Obrador en Twitter el 24 de febrero de 2018, meses antes de ganar las elecciones certificadas por el INE.

Todavía junio de 2020, el Presidente de México salió para anunciar, en una de sus conferencias matutinas, que se convertiría en el ‘guardián’ de las elecciones de 2021. Lo que le valió un llamado del INE para recordarle que esa función la realiza precisamente el organismo electoral que certificó su triunfo en 2018.

Hay organismos que no hicieron nada, que los crearon para que se simulara y se hiciera la vista gorda, y el ejemplo más claro es el INE. “Nosotros triunfamos (en las elecciones de 2018) porque fue una ola, era imposible hacer un fraude. Pero, en las elecciones anteriores, sí lo permitió el INE”, despotricó López Obrador en su conferencia matutina el 22 de junio de 2019.

Tras el exabrupto, Córdova Vianello le reiteró a López Obrador que los procesos electorales en México son democráticos.

México ya tiene un guardián de las elecciones, un organismo autónomo que es garante de nuestra democracia”, le respondió entonces el Consejero Presidente del INE.

Predial 2021