El presidente Andrés Manuel López Obrador decidió que la Constitución no es impedimento para pasar, por decreto, las funciones de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), lo que ha provocado una nueva crisis política con la oposición.

Desesperado porque la Guardia Nacional no entrega los resultados necesarios para ‘serenar’ al país donde ya se acumulan más de 100 mil desaparecidos y más de 122 mil muertos bajo su mandato, AMLO radicaliza su postura e insiste en la militarización como vía de solución a la violencia.

Ya por acuerdo de la Presidencia pasa la seguridad que tiene que ver con la Guardia Nacional, completa ya pasa a la Secretaría de la Defensa. Ya la cuestión operativa está a cargo de la Secretaría de la Defensa.

Pero voy a emitir un acuerdo para que ya por completo la Guardia Nacional dependa de la Secretaría de la Defensa. Y esperamos ya el resultado de la Defensa, pero quiero que ya la Secretaría de la Defensa se haga cargo”, anunció López Obrador este lunes desatando una ola de críticas ante la imposición.

El ’decretazo’ anunciado por AMLO contraviene lo que el artículo 21 de la Constitución mexicana señala sobre el carácter civil de la corporación que ahora busca sea militar -aunque la gran mayoría de sus integrantes hoy sean militares- y bajo el mando de la Sedena, no de civiles.

La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional, cuyos fines son los señalados en el párrafo noveno de este artículo, la coordinación y colaboración con las entidades federativas y Municipios, así como la salvaguarda de los bienes y recursos de la Nación.

Párrafo adicionado. La ley determinará la estructura orgánica y de dirección de la Guardia Nacional, que estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, los respectivos programas, políticas y acciones”, señala el artículo 21 de la Constitución.

Defensores de derechos humanos, especialistas en seguridad y académicos han manifestado su rechazo a la militarización de la seguridad pública en México, como insiste AMLO, ante el riesgo de incrementarse los abusos y desapariciones

Imagen del 30 de junio de 2019 durante la presentación oficial de la Guardia Nacional en México.

El ‘decretazo’ de AMLO provocó inmediatamente reacciones de rechazo entre los políticos de oposición y diversos sectores sociales que ven en la medida un acto autoritario.

Aunque legalmente ese decreto no será válido, ni podrá concretarse pues se requiere forzosamente una reforma constitucional, algo que Morena y sus aliados no pueden garantizar al no contar con la mayoría calificada en la Cámara de Diputados ni el Senado luego que la Alianza por México (PAN-PRI-PRD) anunciaron que ya no aprobarían más reformas constitucionales enviadas por AMLO durante el actual sexenio.

De acuerdo a las cifras oficiales la Guardia Nacional tiene 110 mil elementos en activo y 260 cuarteles distribuidos en el país. Su nacimiento fue polémico pues se extinguió a la antigua Policía Federal -creada en 1994 bajo el mandato de Ernesto Zedillo-, que contaba con 40 mil elementos. 

Marko Cortés Mendoza, dirigente nacional del PAN, rechazó el anuncio de López Obrador al que ha calificado de “inconstitucional” tras acusar que el gobierno actual no respeta las leyes ni la Constitución.

Al inicio de su mandato (de AMLO) los partidos de oposición acordamos formar la Guardia Nacional, pero con dos requisitos: primero, que fuera encabezada por un civil, de inmediato lo violentó y puso a un civil como mando; segundo requisito que en su momento se puso, que fuera la participación de las Fuerzas Armadas en su integración, temporal, de 5 años a concluirse en el 2024, para fortalecer con el nombre que fuera, Guardia Nacional, una policía civil (…)

Hoy el gobierno está otorgándole a nuestras Fuerzas Armadas atribuciones que no tienen y está sobre exponiéndolas a la corrupción y a generar todo tipo de relaciones perniciosas y peligrosas que ponen en riesgo la seguridad del país”, declaró Cortés a través de un comunicado oficial.

Al igual que Cortés, otros actores políticos de oposición rechazaron el anuncio del Presidente de México.

Ni así, presidente. Ni violando la ley, puede pasar la @GN_MEXICO_ a la @SEDENAmx. La #GN fue creada por una Reforma Constitucional.

Y ello no lo puede violentar un acuerdo administrativo suyo. Como titular del Ejecutivo NO está por encima de la Constitución. @gpplural”, tuiteó el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza.

El diputado federal Jorge Álvarez Máynez, coordinador de Movimiento Ciudadano, descalificó el decreto de AMLO al ser inconstitucional.

A diferencia de lo que pregona diariamente, está convencido de estar por encima de la ley y de la Constitución. Lo que anunció el presidente es un golpe a la Constitución. No hay espacio para medias tintas frente al golpismo constitucional”, criticó el Diputado Álvarez, según registra el diario Reforma.