En las conferencias matutinas el propio presidente Andrés Manuel López ataca constantemente a la prensa crítica, dando el ejemplo para que persista la agresión y la matanza impunemente contra los periodistas en México.

La organización Article 19 ha registrado 406 agresiones a periodistas en México en lo que va de 2020, un 45 % más que en 2019. Cada 10.75 horas se ataca a un periodista en un país hundido en la violencia, crisis económica, la pandemia y un gobierno con tintes dictatoriales.

Con 609 agresiones, el 2019 –primer año de la administración de Andrés Manuel López Obrador– fue el año más violento contra la prensa en la última década. Sin embargo, en los primeros seis meses de este año ya se alcanzó el 66% de este infame récord.

Como comparativo, este primer semestre de 2020 ya superó el total de agresiones documentadas en todo 2015. De continuar esta tendencia, el 2020 sería el año más violento para la prensa desde que ARTICLE 19 tiene registro”, revela la oenegé en un informe.

La intolerancia de AMLO contra los medios críticos a su gobierno, como Donald Trump, es noticia internacional de forma sostenida. El último exabrupto de AMLO fue acusar de “pasquín inmundo” al diario Reforma por una investigación donde se exhibe a la cuñada del Presidente de México como presunta participe en un desfalco de 233 millones de pesos en el Ayuntamiento de Macuspana, Tabasco, lugar de origen de López Obrador.

La semana pasada se presentó en Veracruz el noveno asesinato de un periodista en México -Julio Valdivia, integrante del diario El mundo de Córdova, fue decapitado-; bajo el mandato de AMLO se han asesinado incluso a quienes están bajo “la protección” del fallido Mecanismo de Protección a Periodistas que no se ha modificado pese a los reclamos por su ineficacia.

Los estados con más agresiones a periodistas son la Ciudad de México (Morena) , Puebla (Morena), Oaxaca (PRI), Veracruz (Morena) y Quintana Roo (PAN-PRD), según reporta Article 19

El presiente Andrés Manuel López Obrador ataca constantemente a los medios críticos con su gobierno.

Con 49 agresiones, Puebla resalta con enorme preocupación, dado que pasó de ser el décimo al segundo estado con más agresiones contra la prensa. En lo que va del año ARTICLE 19 ha emitido siete alertas vinculadas a agresiones contra periodistas perpetradas por funcionarios públicos en el estado”, alerta la oenegé en su informe.

Apenas en noviembre de 2019 la Coalición Internacional de Organizaciones de la Sociedad Civil sobre Seguridad de los Periodistas (ISCO SOJ Coalition), conformada por 17 agrupaciones -entre ellas Article 19-, llamó a AMLO para ofrecer mayores garantías y menos ataques a la prensa crítica. Algo que ha sido ignorado sistemáticamente por el Presidente de México.

La terrible situación que prevalece en México ha encontrado eco y una crítica muy lúcida desde Alemania, a través de la prestigiosa periodista Anabel Hernández -exiliada por amenazas del narco a su trabajo como periodista- en su último artículo ‘Periodismo decapitado en México’.

Poner un número sobre el féretro de Julio Valdivia también es macabro, pero es un hecho. Es el noveno periodista o comunicador asesinado en México en 2020: Fidel Ávila en enero, en Michoacán. María Elena Ferral Martínez el 30 de marzo, en Veracruz. Víctor Fernando Álvarez Chávez, decapitado en abril en Guerrero. Jorge Armenta Ávalos asesinado a cuchilladas en el mes de mayo en Sonora, en donde también fue asesinado José Castillo Osuna en el mes de junio.

En agosto fueron ejecutados 3 colegas: Eduardo Ochoa en Michoacán. Pablo Morrugares en Iguala, testigo de la terrible noche en que desaparecieron los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Y Juan Nelcio Espinoza murió en Coahuila a causa de lesiones, luego de haber sido detenido por una autoridad. El noveno ha sido Julio Valdivia (…)

¿Cómo llegamos hasta aquí? Les diré como. En un perverso juego de indiferencia e impunidad por parte de las autoridades de México: Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial;  por parte de la sociedad,  por parte de los medios de comunicación y por parte de los propios periodistas y comunicadores. Así como la escasa solidaridad internacional de países e instituciones que podrían hacer más para proteger el derecho de la ciudadanía de estar informada de forma veraz y oportuna. Podrían hacer más, y de manera más focalizada y estratégica.

Sin importar los cambios de presidente, e incluso de partido político en los últimos 20 años, junto con la mal llamada ‘guerra contra el narcotráfico’ se desató una guerra contra la libertad de expresión e información”, expone Hernández en su artículo para la DW.

Algunas de las cifras de la impunidad en 2020 (Article 19)

Las principales agresiones contra periodistas y medios registradas en 2020 son amenazas, intimidaciones y hostigamientos, así como bloqueos informativos y alteraciones de contenido:

  • 96 amenazas, de las cuales 40 fueron amenazas de muerte. Esto representa un incremento de más del 26% con respecto al mismo periodo del año anterior.
  • 91 casos de intimidaciones y hostigamientos, lo que implica un incremento del 40%. En particular, las campañas de desprestigio se duplicaron. Con 36 agresiones, casi llegan al total de 39 registradas a lo largo de todo el año pasado.
  • Los bloqueos informativos y alteraciones de contenido registrados ascendieron a 61 casos, lo que representa una duplicación de éstos.
  • Se registraron 47 ataques físicos. Lo que implica un preocupante aumento del 80%, dada la vulnerabilidad que este tipo de agresiones representan para la integridad física de periodistas en México.
INFORME