El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con la secretaría de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, para explicar los detalles de la reforma eléctrica. Y aseguró que ha logrado dispersar todas las dudas sobre su proyecto.

Tuve una cordial conversación con la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm. Tratamos asuntos de interés para nuestros pueblos y naciones; prevaleció el respeto, el entendimiento y la voluntad de cooperación para el desarrollo”, tuiteó AMLO tras la reunión de dos horas y media en Palacio Nacional.

La reunión cobra significado tras las presiones de senadores demócratas del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos que, a través de una carta enviada a la Casa Blanca, solicitaron esta semana al presidente Joe Biden que “actúe con fuerza” frente al plan de AMLO que busca dejar fuera del mercado de producción de energía eléctrica renovable a empresas privadas.

Al termino de la reunión, la secretaria de Energía de México, Rocío Nahle, descartó que Estados Unidos tenga preocupación por la reforma eléctrica que promueve AMLO y que ha generado polémica por acotar la participación de inversionistas privados en la producción de energía en el país.

Fue un diálogo muy ameno, muy respetuoso, tanto en la política energética de Estados Unidos como la de México, y una descripción muy breve de la reforma que presentamos que es muy buena, y todo bastante bien, con respeto, como todo”, declaró la Secretaria Nahle a medios de comunicación al salir de la reunión.

La reforma eléctrica que impulsan AMLO y Morena busca que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tenga el 54 por ciento del control sobre la producción de energías en el país, acotando la participación de la iniciativa privada

La reforma eléctrica de AMLO busca que el Estado mexicano tenga otra vez el control mayoritario sobre la producción de energía.

Informes públicos indican que el presidente López Obrador interpreta el relativo silencio público de la Administración Biden sobre este tema como indiferencia o aprobación tácita de la decisión de su gobierno de priorizar el desarrollo de combustibles fósiles sobre las energías renovables”, es parte de lo expuesto en una carta que firmaron cuatro Senadores demócratas en días pasados, enviada a la Casa Blanca, con acuse para la Secretaria Granholm.

Apenas en noviembre de 2021, a propósito de la cumbre por el T-MEC entre Biden, AMLO y Trudeau, las cámaras de comercio de Canadá y Estados Unidos, además del Consejo Coordinador Empresarial de México (CCE), emitieron también un comunicado conjunto para expresar su ‘preocupación’ ante un eventual nuevo monopolio de la CFE en el mercado energético.

Los empresarios norteamericanos han rechazado la reforma eléctrica de AMLO porque aseguran que además de violarse los acuerdos del T-MEC se afectará con pérdidas de hasta 44 mil millones de dólares a la inversión privada.