Tras promover y apoyar la militarización de la seguridad pública en México, incluso hasta ampliándola hasta 2028, el dirigente nacional Alejandro ‘Alito’ Moreno, enfrenta una rebelión en su partido para salvar la alianza opositora Va por México.

Claudia Ruiz Massieu, Roberto Madrazo, Miguel Ángel Osorio Chong y Beatriz Paredes han formado un bloque rebelde en el PRI para exigir la renuncia de ‘Alito’ Moreno, a quien acusan de traicionar al PRI y a la alianza Va por México.

Hoy México necesita contrapesos sólidos y necesita a la alianza opositora PRI-PAN-PRD. Por el bien de todos, los políticos tienen que unirse para exigir que se cumpla la Constitución”, aseguró Roberto Madrazo, exdirigente nacional del PRI, exgobernador de Tabasco y excandidato presidencial, según registra el diario Excélsior.

El bloque rebelde del PRI tiene preocupación por la eventual ruptura de la alianza Va por México, que integran PAN-PRI-PRD, tras las acciones de ‘Alito’ Moreno contra los partidos de oposición y ante una eventual derrota ante Morena en los últimos bastiones priistas de Coahuila y Estado de México.

Al margen de las decisiones erráticas de su actual dirigente nacional, los expresidentes del PRI y el coordinador del grupo parlamentario en el Senado, se han movilizado para tratar de expulsar a ‘Alito’ Moreno antes de la extinción del partido otrora hegemónico.  

 “Vamos con la alianza nosotros; no hay algún senador que le puedas preguntar que no esté de acuerdo con ello”, aseguró el senador Miguel Ángel Osorio Chong.

Desde julio de este año 15 exgobernadores del PRI han exigido la renuncia de su actual dirigente nacional, quien se aferra al poder y para ello cambió a los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) sumando a 8 exgobernadores priistas.

En días próximos un grupo de priistas pedirán oficialmente al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI adelantar la salida del dirigente nacional ‘Alito’ Moreno´, para que se llame a nuevas elecciones

‘Alito’ Moreno, dirigente nacional del PRI, se reunió con el general Luis Cresencio Sandoval, titular de la Sedena, para expresarle su apoyo a la militarización de la seguridad pública hasta 2028.

Alito Moreno además de apoyar el pase de la Guardia Nacional bajo el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), ahora impulsa a través de la diputada federal Yolanda de la Torre, una nueva reforma desde la Cámara de Diputados para que las fuerzas armadas permanezcan en las calles hasta el año 2028. La cual entra a discusión en comisiones este martes.

Para aprobar esta nueva reforma constitucional es necesario que Morena y sus aliados, PVEM y PT, obtengan 57 votos más del PRI -que cuenta con 69 diputados federales- para concretar la militarización de las calles hasta 2028, para lograr los 334 votos necesarios pues la oposición ha declarado una “veda constitucional” desde marzo de este año.  

Aunque sólo 30 diputados plurinominales del PRI, de los 69 en la Cámara de Diputados, están bajo el control total de Alito Moreno, por lo que no le alcanzaría para sumar a Morena y sus aliados a fin de aprobar la nueva reforma constitucional.

Los dirigentes nacionales del PAN y PRD han expresado que volverán a retomar la alianza Va por México si el PRI cuenta con un liderazgo que respete los acuerdos. Esto luego de la ruptura ocasionada por Alito Moreno la semana pasada que obligó al PR y PRD a declarar una “suspensión temporal” de Va por México.

Además de enfrentar la rebelión priista, Alito Moreno enfrenta una investigación de la Fiscalía General de Campeche y la Fiscalía General de la República por enriquecimiento ilícito, desvío de fondos federales, fraude fiscal, uso de recursos de procedencia ilícita y tráfico de influencias tras su mandato como gobernador de Campeche en el periodo 2013-2020.