En la quinceava mesa de negociaciones entre el chavismo y la oposición de Venezuela, celebrada en México, se lograron acuerdos políticos para sacar al país de la crisis social, sólo falta que el régimen autoritario de Nicolás Maduro los cumpla.  

Durante dos días chavistas y opositores dialogaron sobre el futuro para Venezuela logrando acuerdos mutuos, ahora una comisión de seguimiento y verificación -con cinco integrantes de ambos bandos- coordinada por un observador del gobierno de Noruega, se encargará de dar a conocer los resultados del pacto a través de una página web.

Hoy hemos signado un acuerdo histórico. Es una parte de los recursos que nos han robado, pero van a la infraestructura de escuelas, dispuestos para la salud y dotación de vacunas. Todos estos recursos estarán en un fondo”, destacó Jorge Rodríguez, jefe de la delegación chavista y presidente del Congreso de Venezuela.

El ‘robo’ de recursos a los que hizo alusión Rodríguez es el bloqueo de fondos en bancos extranjeros -principalmente de Estados Unidos- por 3 mil millones de dólares; tras el acuerdo con la oposición, el dinero será ahora administrado por la ONU para para apoyar a hospitales, escuelas y mejorar los servicios públicos en Venezuela.

La oposición pidió elecciones libres y democráticas, libertad a los presos políticos y y el retiro de inhabilitaciones políticas.

La gran duda es si Maduro cumplirá la parte del acuerdo, pues el movimiento chavista lleva 10 años de negociaciones con la oposición y nunca cumple lo que pacta

Jorge Rodríguez, jefe de la delegación chavista y presidente del Congreso de Venezuela, dio a conocer el acuerdo en conferencia de prensa.

Una comisión de seguimiento y verificación, integrada por cinco oficialistas y cinco opositores más un observador del Gobierno noruego, se encargará de la supervisión de este acuerdo social, incluso contará con un portal en Internet para informar de los avances.

La noticia del acuerdo provocó que Estados Unidos liberase inmediatamente a Chevron, una multinacional petrolera, la licencia necesaria para extraer petróleo de Venezuela -aunque la razón de fondo, más que el restablecimiento de la democracia es la urgencia del energético ante el embargo al petróleo ruso por la guerra de Ucrania-.

Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y el Reino Unido emitieron además una declaración conjunta donde celebran los acuerdos entre los chavistas y la oposición, e insistiendo en que en 2024 deben garantizarse elecciones libres y democráticas en Venezuela, y restaurar a las instituciones dañadas para poner fin a la crisis humanitaria.