Las confesiones ocurrieron al amparo del #MeToo. Nueve mujeres aseguran que el tenor español Plácido Domingo es una especie de monstruo sexual. Le acusan de abusos sistemáticos por su poder en el mundo de la ópera.

Plácido Domingo, con 78 años de edad, interpreta hoy una tragedia griega en vida. Nueve mujeres le señalan como depredador sexual, según reveló ayer un reportaje de la Associated Press (AP); una especie de Harvey Weinstein de la ópera.

Domingo se ha defendido diciendo que las reglas y valores actuales no eran como en el pasado, desatando aún más el huracán que le arrastra entre quienes le defienden y quienes le señalan.

Las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado (…) Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, inexactas. Aun así, es doloroso oír que he podido molestar o hacer sentir incómodo a alguien, da igual cuánto tiempo haga de ello y a pesar de mis mejores intenciones.

Creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consentidas. La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada“, ha dicho Plácido Domingo, actual director de la Ópera de Los Ángeles, en una carta pública para responder ante los señalamientos.

Según los testimonios de las mujeres entrevistadas por la AP, los hechos ocurrieron en los años 80 cuando muchas de ellas iniciaban sus carreras. Ocho son cantantes de ópera y una más bailarina. Todos coinciden en el método sistemático: llamadas constantes, invitaciones a cenas, caricias, besos, tocamientos y la promesa de ayuda para hacer despegar sus carreras.

La única mujer que ha dado su nombre para acusar abiertamente a Domingo es la mezzosoprano Patricia Wulf

Patricia Wulf con su hija y el tenor Plácido Domingo.

El reportaje de la AP refiere que el caso de Plácido Domingo era un “secreto a voces”. Además de los testimonios de las nueve mujeres que se presentan como víctimas de presunto acoso sexual, se suma el de nueve testimonios más de otras mujeres que relatan “proposiciones incómodas” hechas por el tenor. Y al menos 36 testimonios de músicos, tramoyistas y otros participantes en las óperas que aseguran haber sido testigos del “comportamiento sexual inapropiado” de Domingo, a quien señalan de perseguir especialmente a mujeres jóvenes.

De las nueve mujeres entrevistadas, dos de ellas aceptaron haber tenido relaciones sexuales con el tenor. Aunque ninguna lo acusa de haberlas forzado. En lo que coinciden todas es que nunca dijeron nada por temor a ver afectadas sus carreras profesionales.

No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por aparcar”, relató una de las cantantes a la AP, tras referir que luego de tener relaciones sexuales con Domingo esta fue su repuesta al entregarle 10 dólares en una habitación del hotel Biltmore, ubicado a unas cuadras de la Ópera de Los Ángeles.

La mezzosoprano Patria Wulf, quien trabajo con el famoso tenor en la Ópera de Los Ángeles, relató que había incluso una especie de “tradición oral”, que advertía a las mujeres sobre los apetitos de Domingo. Y el consejo era evitar responder a sus llamadas telefónicas, no tener interacción con él, evitar el alcohol en reuniones a las que eran invitadas, verlo siempre en lugares públicos, no acudir a cenas sino almuerzos, y hasta evitar usar el baño más cercano a su despacho.

Cada vez que me bajaba del escenario, me estaba esperando. Se acercaba tanto como podía, ponía su cara frente a la mía, bajaba la voz y me decía ‘Patricia, ¿te tienes que ir a casa esta noche? (…)  Afectó a mi forma de tratar a los hombres durante el resto de mi carrera y de mi vida (…) Estoy dando un paso adelante porque espero que pueda ayudar a otras mujeres a denunciar o a que sean lo suficientemente fuertes como para decir no“, refiere Wulf sobre su experiencia.

Uno de los testimonios más dramáticos, aunque anónimo, recolectado por la AP es el de una cantante de ópera que asegura tuvo que ceder a los arrebatos sexuales del tenor español porque “no tenía otra opción”.

¿Cómo le dices que no a Dios?”, fue la respuesta de una de las mujeres entrevistadas, sobre el por qué aceptó tener relaciones sexuales con Placido Domingo.

El escándalo ha dividido las opiniones e incluso las posturas de diversos festivales donde Plácido Domingo tiene ya presentaciones programadas. Por lo pronto la Asociación de Orquestas de Filadelfia ya anunció que cancela la presentación con el tenor que tenía programada para septiembre, al igual que la Ópera de San Francisco, donde también se presentaría en septiembre.

Conozco a Plácido Domingo desde hace más de 25 años. Desde el principio me ha impresionado, junto a su capacidad artística, sus modos respetuosos con todos los trabajadores y trabajadoras del Festival“, señalo Helga Rabl-Stadler, directora del Festival de Salzburgo, en un comunicado para respaldar al tenor y su actuación este mes en el festival.

En tanto, la Ópera de Los Ángeles, luego de respaldar la trayectoria de su actual director y los resultados que ha dado durante tres décadas, anunció que iniciará una investigación conforme a sus  normas de recursos humanos.