El gobierno de Chiapas, encabezado por el morenista Rutilio Escandón Cadenas, enfrenta una crisis por desalojar violentamente a manifestantes que bloquearon una vialidad. Organizaciones civiles acusan represión, mientras las condenas se extienden tras el ataque a normalistas y activistas sociales.

La ‘Caravana Sur en busca de los 43’, donde participaban familiares de los desaparecidos y estudiantes de la Escuela Normal Rural de Mactumatzá, fue disuelta ayer en Tuxtla Gutiérrez con gas lacrimógeno y uso de la fuerza por elementos de la policía estatal de Chiapas para ‘reestablacer el orden’.

La caravana de protesta repartía volantes la mañana del domingo invitando a una marcha mayor por la tarde, pero fue disuelta tras la intervención policíaca en el libramiento norte de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, según reportan medios locales y nacionales.

En los volantes que repartían los normalistas y los familiares de los 43 de Ayotzinapa se invitaba a organizaciones civiles, magisteriales, obreras, campesinas, estudiantiles y sociedad en general a participar en una marcha por la tarde.

Inicialmente una estudiante fue herida en la cabeza por una granada de gas lacrimógeno y decenas de personas resultaron intoxicadas tras el ataque policiaco y la respuesta de estudiantes en un enfrentamiento que duró cerca de media hora; los normalistas terminaron atrincherados en su escuela.

El saldo final hasta la noche del domingo era de cuatro alumnos heridos, dos madres de familia, un menor de edad, y dos policías lesionados

La protesta de normalistas y familiares de los 43 de Ayotzinapa fue disuelta por la policía estatal con gas lacrimógeno y uso de la fuerza.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana emitió un comunicado para informar que actuaron de acuerdo al protocolo de desalojo “y reestableció el orden”. De acuerdo a la versión de la dependencia policial, estudiantes les lanzaron bombas molotov, piedras y cohetones dejando a un oficial lesionado.

Ante los hechos, la Secretaría de Gobernación (Segob) condenó la agresión de los normalistas y familiares de los 43 de Ayotzinapa, asegurando que exigirá una investigación ‘exhaustiva’.

Lo sucedido hoy en Chiapas demanda una investigación exhaustiva. Desde la @SEGOB_mx exigimos al @ChiapasGobierno que tome todas las medidas necesarias para aclarar los hechos y castigar a los responsables. Los padres de los normalistas de Ayotzinapa cuentan con mi respaldo”, tuiteó la titular de Segob, Olga Sánchez Cordero.

A ella se sumaron también en la condena y el reclamo al Gobierno de Chiapas, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Condeno la agresión de la que fue objeto la Caravana de padres de de los 43 normalistas desaparecidos de #Ayotzinapa en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Solicitó al gobierno del estado la atención inmediata de las personas lesionadas y la investigación de estos lamentables hechos”, tuiteó Encinas.

Mientras que la CNDH emitió un comunicado oficial para recriminar el actuar policiaco, solicitando al gobierno de Chiapas aplicar medidas cautelares para la protección de los derechos humanos de los familiares de los 43 e integrantes del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan.

Para la CNDH no existe cabida a ninguna expresión que atente contra el libre derecho a la expresión y menos si se ejercen método violentos y de represión, por lo que acciones represivas como las cometidas por policías del gobierno de Chiapas en contra de los familiares y organizaciones que forman parte de la ‘Caravana Sur en busca de los 43’ ”, fue la postura de la CNDH.

La Fiscalía General del Estado también emitió un comunicado oficial para informar que ya inició con las investigaciones para determinar lo que realmente ocurrió y deslindar responsabilidades, y para ello se valdrá de policías especializados y las cámaras de video en la zona.