México se ha convertido en una ‘máquina’ de producción cinematográfica al lograr un récord histórico en 2016 con 162 películas. Algo que no ocurría desde 1958. ¿Esto es un ‘boom’ o sólo numeralia?

La séptima edición del “Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2016. Statistical Yearbook of Mexican Cinema” presentada durante el Festival Internacional de Cine en Guadalajara en su edición 32 (FICG32), asegura que el año pasado fue un año emblemático.

Aunque la realidad nos muestra que si bien existe una gran producción cinematográfica el tipo de películas que se están desarrollando como las “más taquilleras” son comedias ligeras. El cine de gran calado no conecta con los mexicanos que prefieren por sobre todas las cosas la espectacularidad de Hollywood.

Los llamados ‘churros‘ siguen siendo el tipo de cine más popular entre los espectadores. Un fenómeno digno de análisis

En la presentación del anuario participaron Dolores Heredia, presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), Ana Rosas Mantecón, profesora e investigadora, Jorge Sánchez Sosa, director del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), el político y académico José Woldenberg y el coordinador de la investigación Juan Carlos Domínguez.

Del 10 al 17 de marzo en la ciudad de Guadalajara se está llevando a cabo el FICG con la participación de Alemania, como país invitado de honor, y una selección de cine abarca desde la competencia oficial hasta cine culinario y cine incluyente.

Este año en el FICG se agregó un apartado titulado ‘Comisiones Fílmicas’, que busca atraer a productores nacionales y extranjeros

El objetivo principal implica y conlleva descentralización de la actividad fílmica, que pretende ser uno de los ejes rectores de lo que hacemos en IMCINE”, destacó Jorge Sánchez en conferencia de prensa.

Entre los datos más relevantes del anuario, los presentadores revelaron que el mayor número de películas producidas durante el 2016 fue de 162, un récord histórico desde 1958. De las cuales, 37 fueron dirigidas por mujeres.

Además se filmaron 60 documentales, la cifra más alta desde el 2010

Otros detalles del anuario revelan que 30.5 millones de personas fueron a las salas de cine para ver 90 estrenos nacionales, aunque sólo 10 películas consiguieron que poco más de 700 mil personas acudieran a las salas. En contraparte al menos 30 películas no lograron convocar a más de 4 mil personas.

Y aunque el crecimiento de la industria cinematográfica mexicana está a al vista, pues supera en cifras porcentuales incluso al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), ese crecimiento no termina por generar un convencimiento masivo en el público que consume en un 90 % el cine que produce Hollywood. Una triste realidad.

¿Qué culpa tiene el niño?” y “No manches Frida” fueron los largometrajes más vistos, acaparando el 85 por ciento de los asistentes a las salas de cine. Sin embargo, no fue suficiente para entrar en la lista de las diez películas más vistas del 2016.

El anuario destaca que ‘Captain America: Civil War’ congregó a 14.5 millones de personas, en cambio la película mexicana ‘¿Qué culpa tiene el niño?’ alcanzó apenas la atención de 5.9 millones de personas

La estrategia utilizada por las distribuidoras mejor posicionadas en la industria cinematográfica, fue intentar incluir actores más taquilleros. Obteniendo como resultado la preferencia de los espectadores.

México figura entre los diez países con más desarrollo en cine, lamentablemente se enfrenta con grandes retos, como lo son la legislación y normatividad.

Antes de finalizar, Dolores Heredia extendió una invitación a que los mexicanos se informen y lean: “Hago hincapié en que estamos obligados a informarnos. Después de leer este maravilloso libro, reflexionemos y demos un paso adelante”.

 

  • Foto: Especial