Ruleta Rusa mx re sugiere una lista de películas que podrías ver con tu pareja, sino en la sala del cine porque ya no están en cartelera, al menos en la sala de tu casa (o de la de ella). Las cuatro son historias románticas, pero no convencionales, por una causa: son historias de ciencia-ficción.

En mi adolescencia, hacia finales de los años ochenta, la sala de cine era un refugio idóneo para pasar el tiempo en pareja.

Aunque ahora se puede visionar un film casi en cualquier lugar en que te encuentres, ver una película sigue siendo uno de los pretextos clásicos para una cita romántica.

La ciencia-ficción suele ser menospreciada en el séptimo arte como cine de entretenimiento falaz y anodino. La culpa la tienen las películas de acción que transcurren en un entorno tecnológico y futurista, de las que a todos nos vienen a la mente una multitud de títulos.

No considero a estas historias la mejor ciencia-ficción del cine. Soy más del gusto de historias que, con un mínimo de efectos especiales, crean situaciones básicas a las que todos podríamos enfrentamos alguna vez en nuestra vida, sólo que el planteamiento de dicha situación, en una película de estas características, está extrapolado, pues contiene un elemento que va más allá de lo que ahora es posible.

De este tipo son las historias que recomendamos para esta fecha. O el fin de semana si no puedes ahora

Además, son una buena vía para acercarnos al sentimiento del amor, si consideramos que vivimos ya en un entorno propio de muchas historias de ciencia-ficción imaginadas el siglo pasado. (Neuromante sería un buen ejemplo.)

Así se puede sentir, pues, el amor en tiempos de ciencia-ficción:

perfect sense

Perfect sense. Al final de los sentidos es una historia romántica de 2011 protagonizada por Ewan McGregor y Eva Green, concebida durante los años del boom de las epidemias sugeridas por el pánico mundial que desató en el 2009 el brote de la influenza A H1N1, pero que ahora valdría la pena ver por su encendido alegato a favor de la necesidad humana de volver a lo básico, esto es: volver a sentir al otro para saber que está ahí.

Una epidemia global priva a la humanidad, sucesivamente, de cada uno de sus sentidos: el olfato, el gusto, el oído, la vista. Hacia el final sólo queda el tacto. Las personas son como huérfanos en el mundo que se buscan unos a otros a ciegas, sin verse, sin oírse, sin olerse y sin gustarse. Tienen que tocarse para sentir la presencia del otro. La piel, el límite de uno, tiene que entrar en contacto con el otro para saber que no se está solo, para escapar de la soledad: una lección necesaria en un tiempo en que la tecnología nos aísla cada vez más de la presencia física del otro; en que las relaciones personales se limitan cada vez más al ciberespacio, a las redes sociales; en que estamos conectados con todos, pero no nos vemos, no nos escuchamos, no nos olemos, no nos gustamos ni nos sentimos.

Origins

I origins. Orígenes es una historia sobre la pervivencia del amor a la muerte, dirigida y escrita por Mike Cahill y protagonizada por Michael Pitt, Brit Marling y Àstrid Bergès-Frisbey.

Ian Grey es un biólogo molecular que investiga la evolución del ojo humano. Fotografía los ojos de todas las personas con las que se cruza, para estudiarlos. Así conoce a Sofi, una exótica joven que tiene unos ojos únicos, un hermoso iris  del que Ian y el espectador se enamoran. Como todos sabemos, el iris ocular es irrepetible, como las huellas dactilares, y en la película se usa como medio de identificación universal. Sofi muere trágicamente y, en su melancolía, Ian conserva las fotografías del iris único. Hasta que, en la base de datos, se lo encuentra con otra identidad, sugiriendo la transmigración del alma.

 

Womb

 

Esta es una exquisita historia protagonizada por Eva Green

Womb. Es otra historia en que el amor sobrevive a la muerte, pero no espiritualmente, sino de un modo carnal.

Rebecca y Tommy son dos niños que crecen juntos en un pueblo costero de Inglaterra. Antes de la pubertad, Rebecca es llevada a Japón por razones familiares, y separada de Tommy. Joven, regresa al pueblo e inicia una relación de pareja con Tommy, el amor de su infancia. Tommy muere en un accidente. Rebecca no se conforma y decide clonarlo. El clon (un embrión con el ADN de Tommy) se desarrolla en su útero. De ahí el título de la película. Transcurridos los nueve meses, Rebecca tiene un nuevo Tommy, que cría como a un hijo pero que es la réplica exacta de su amor. (Además, no es su hijo en el sentido estricto de la palabra, pues no lleva el ADN de ella.)

El nuevo Tommy crece y Rebecca no puede evitar ver en él al amor de su vida. Él en cambio la ve como a una madre. La situación sentimental de la protagonista y los planos de la aislada cabaña en la costa crean una atmósfera de tensión que conmueve no obstante la acción contenida del film que nos plantea algo que todos hemos deseado alguna vez: recuperar el amor perdido a como dé lugar.

sunshine

Eternal sunshine of the spotless mind. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos es casi una película de culto del 2004, protagonizada por Jim Carrey y Kate Winslet, que ganó el Óscar al mejor guión original.

Es también una historia en la que el amor sobrevive, en este caso, no a la muerte sino al olvido. Se trata en el film de un olvido inducido por una técnica para borrar artificialmente la memoria.

Joel es un hombre solitario y rutinario. Un día, camino a su trabajo, siente el impulso de escaparse a una gélida playa de Montauk, sin saber por qué. Una mujer, Clementine, también pasea por el desolado paisaje. En el tren de vuelta a la ciudad charlan e inician así una relación.

Éste es el inicio de la película, pero no el inicio de la historia. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos es una de esas maravillosas arquitecturas argumentales que se desarrolla en dos niveles de realidad: la que ocurre en el plano real de la historia y la que transcurre en la mente del protagonista interpretado por Jim Carrey. También es una de esas narraciones en las que el tiempo lineal ha sido descompuesto para contar la historia, a la manera de Amores perros, pero por razones mucho más justificadas que en la película de González Iñárritu.

 Sus efectos especiales no son digitales, sino más orgánicos: logrados con técnicas de filmación, de luz y mecánicos

Además es perfecta para la ocasión porque la historia misma ocurre en torno al Día de San Valentín. En el film, ésta es una fecha propicia para que los despechados acudan a Lacuna Inc., una empresa que ofrece el servicio de borrar de la memoria de sus clientes los recuerdos relacionados con la persona que, literalmente, se desea olvidar.

La paradoja de la historia de Joel y Clementine es que, si se trata de un verdadero amor, ni queriendo lo podrás olvidar.Es más, tu ser se negará a perder ese amor de tu pasado. Y aprenderás que el amor, si es auténtico, siempre se empeñará en darte, a ti y a tu pareja, una nueva oportunidad.

 

 

  • Fotos: Especial

 

 

 

OCT 2