El Transporte Urbano Incluyente (TÜI) pone a la vanguardia a León en el país y América Latina.

La discapacidad no te define, se define en cómo haces frente a los desafíos que la discapacidad te presenta”, dice Lula Solís Padilla, presidenta del DIF Municipal, institución que ha pugnado con otras dependencias e instituciones por hacer realidad el TÜI.

Muchos programas se pueden referir como acciones que cambian la vida de las personas, pero ninguno como este nuevo programa de movilidad que ya está transformando y mejorando la vida de quienes más lo necesitan, porque atiende directo a uno de los sectores más vulnerables: las personas con discapacidad.

Los ocho vehículos adaptados trabajan en 16 rutas distintas y llegan a las cinco estaciones de transferencia del SIT más cercanas de donde viven los beneficiarios; cada unidad puede transportar hasta cuatro personas en sillas de ruedas y otras cuatro en asientos, todos con cinturones y medidas de seguridad.

Se prevé que unas mil 200 personas con alguna discapacidad, utilicen diariamente el TÜI en León

Lula Solís Padilla, presidenta del DIF León, es una de las principales promotoras del TÜI.

 

Leticia, madre, trabajadora y deportista de paralímpicos

“Soy Leticia Miranda, tengo 41 años de edad y secuela de mielimeningocele (una masa quística formada por la médula espinal que afecta a la columna vertebral). Tengo un hijo de 12 años que ya pasó a segundo de secundaria.

Para mí esto representa un gran avance en León, porque a los que vienen atrás, a los más chiquitos, chavos, nuevas generaciones ya van a hacer su vida normal. No pedimos nada regalado, no queremos estirar la mano, simplemente que nos acerquen los medios; para mí esto es un gran avance”.

Leticia trabaja en la Comisión Municipal del Deporte (Comude) y ahora con el TÜI  dice que podrá moverse más rápido, en menos tiempo y sin gastar tanto dinero

Leticia Miranda, un ejemplo de vida como mujer, madre y deportista.

Desde su casa, en Maravillas, ahora tendrá una mejor movilidad para llegar hasta Delta. Lo único que le preocupa hoy es tener mejor organizados los horarios para realizar sus actividades con el nuevo formato de transporte.

En cuanto a deporte dice que ella llegó a la Comude a los 17 años de edad, porque jugaba basquetbol. Su habilidad la llevó a ser seleccionada nacional por más de seis ocasiones en los juegos paralímpicos. Ahora está conformando un equipo de básquetbol que ocupa el quinto lugar en su modalidad, y sigue peleando por mejorar, luchando siempre por salir adelante.

 

Ricardo Castro está feliz por él y su mamá

Ricardo Castro Rocha, tiene 14 años de edad y es un joven que se siente feliz porque salió en los videos promocionales del TÜI. Su enorme sonrisa se combina con el recuerdo de todo lo que ha cambiado su vida y la de su mamá, quien le ayuda en gran parte de sus actividades diarias.

Yo tengo distrofias musculares, y nomás le echo muchas ganas, mi mamá también, ella es mi ángel de la guarda. El transporte está bien cómodo, con aire, se siente bien a gusto”, dice Ricardo sobre el TÜI que ya utiliza.

Ricardo Castro Rocha, uno de los usuarios del nuevo TÜI, ahora tiene más facilidades para trasladarse a sus terapias.

Elvia Rocha, mamá de Ricardo, asegura que este nuevo modelo de transporte es una nueva oportunidad para las personas que como ella, tienen que trasladarse a lugares diferentes, y sobre todo a ya no pagar taxis, en los que gastaba hasta 250 pesos, para ir a las terapias desde la comunidad de Duarte hasta el Centro Especializado de Estimulación Múltiple (CEEM), que está en Valle del Sol, cerca del Zoológico de Ibarrilla.

Ahora, el traslado en el TÜI será gratuito hasta la estación de transferencia más cercana a su casa.

 

José Alfredo Ramírez, un operador certificado

José Alfredo Ramírez, como los otros choferes del TÜI, es una parte medular de este nuevo sistema de transporte.

Soy operador del TÜI, y para mí es una gran satisfacción pertenecer a este grupo más que nada porque es un acercamiento con personas que son increíbles.

Yo era chofer de otras empresas, pero para llegar a esto tuvimos que llegar con una capacitación de casi dos meses de estarnos preparando, especialmente en cómo tratar a personas con discapacidad, de una manera más humana, de una forma más amable, de hacerlo como si fuéramos nosotros, como si fuera un familiar, pero en eso se convierten, en alguien familiar, porque vamos a convivir con ellos todos los días”, asegura José Alfredo.

José Alfredo Ramírez, operador certificado del TÜI, asegura que su trabajo es el mejor.

Paciente y amable, espera a su grupo de personas que ahora son sus amigos y pronto serán como de su familia; acciona el elevador para subirlos en sillas de ruedas. Ayuda a los que van en los asientos, sabe de qué manera impulsarlos físicamente, pero en especial con frases de ánimo y de cariño.

Pasamos por aquí, fue una gran selección de personal y aquí estamos… este transporte es un gran avance en primer lugar para la ciudad y un gran beneficio para todos los usuarios, más cómodo, más rápido y más felices”, señala José Alfredo para quien esta profesión es de amor.

  • Fotos: Presidencia Municipal