Este fin de semana el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió en dos días consecutivos abucheos y reclamos.

Pese a que las encuestas señalan que el nivel de aprobación de AMLO es de casi el 80 %, otras realidades salieron a luz este fin de semana en Acapulco, Guerrero, y la Ciudad de México. El presidente recibió gritos y reclamos.

El 22 de marzo, al arribar al aeropuerto de Acapulco, para acudir a la clausura de la 82 Convención Bancaria, decenas de mujeres con pancartas esperaron al Presidente para reclamar por el cierre de estancias infantiles.

“¿En dónde está, en dónde está. El Presidente que nos iba a apoyar?”, fue el primer grito más coreado, para luego convertirse en un “¡Fuera!” en boca de las mujeres que reclamaron las afectaciones a las guarderías

Decenas de mujeres en Acapulco, le reclamaron al Presidente por el cierre de estancias infantiles al cancelarse los apoyos económicos.

López Obrador hizo mutis ante los reclamos y siguió su paso sin inmutarse hasta la camioneta que lo esperaba. Al subir apenas volvió la vista para intentar una especie de saludo a las mujeres que sostenían pancartas con leyendas como “Padres de familia apoyando a las estancias. #Sí a las estancias”.

Con los gritos de “¡Andrés, nos fallaste!” y “¡No somos una no somos cien, somos estancias cuéntanos bien!”, las mujeres ‘despidieron’ al Presidente de México.

 

Un día de los mil diablos

Tras pasar por gritos y reclamos en Acapulco, el Presidente de México acudió a la inauguración de la nueva sede del equipo de béisbol Diablos Rojos del México, vestido con el uniforme del equipo y acompañando al empresario Alfredo Harp Helú.

Sólo que al ser nombrado por el maestro de ceremonias, desde las gradas los aficionados manifestaron su molestia contra AMLO.

“¡Fuera, Fuera, Fuera!”, fue el grito colectivo acompañado de una rechifla

El Presidente de México recibió por primera vez, en sus cuatro meses de gobierno, un abucheo multitudinario, y en la Ciudad de México.

Cuando AMLO tomó la palabra para hablar fue abucheado nuevamente por los aficionados.

Me da mucho gusto inaugurar este extraordinario estadio de béisbol, no voy a hablar mucho porque hay algunos de la porra del equipo fifí, pero la mayoría de la gente está favor del cambio y a favor del rey de los deportes, el béisbol”,  dijo el Presidente de México mientras los gritos en su contra se intensificaron.

Ayer, el ex presidente Felipe Calderón salió a defender a AMLO, pese a que son enemigos políticos declarados.

Lo del estadio pudo haber sido un desahogo pero no estuvo bien. Debemos aspirar a que la tolerancia prevalezca: que se respete al Presidente aunque se discrepe de él, y el Presidente respete a quienes piensan diferente. Si se sigue polarizando y descalificando, no lo lograremos”, tuiteó Calderón, generando de inmediato reacciones encontradas.

Los abucheos se han convertido en parte cotidiana de los actos oficiales en donde participa el Presidente de México, aunque en esas ocasiones quienes han sido interpelados son los gobernadores. Este fin de semana le tocó al Presidente experimentarlo en carne propia.

  • Fotos: Especial/Conade