Sun Yan atrapa el movimiento del ser humano en paisajes hermosos y algo terriblemente metafísicos, nos hace observar el dominio que ejerce la inmensidad de la naturaleza sobre el hombre.

Yan (China) reinventa con su fotografía el antiquísimo arte de la pintura en China -con ecos poéticos del jueju,- donde la naturaleza nos recuerda nuestra dimensión finita y pequeña; con sus imágenes ha capturado estampas para la eternidad.

No son del todo naturales y hay bastantes vestigios de seres humanos. Desde el punto de vista de la fotografía topológica, entre estas montañas y el agua se puede ver el proceso de modernización y construcción humana. Las montañas y el agua, a su vez, son elementos visuales y pistas históricas muy importantes en la cultura tradicional china”, explica Yan sobre esta serie.

Ruleta Rusa te sugiere escuchar, mientras observas las imágenes y lees, la sonoridad sagrada de Telemann y la poesía milenaria de Sun Chenzong.

El pescador

Se calienta las manos con el aliento, mientras sostiene la pértiga y no logra deshelarlas la barca va colmada de fría/ luz lunar que se refleja en la nieve, confusa./
El pintor no sabe del sufrimiento del pescador; le gusta crear pinturas de pesca en la nieve con el río congelado./

Sun Chengzong

Versión de Wilfredo Carrizales