Hélène Vallas nos ofrece un hermoso viaje, a través de una mirada serena, que nos permite arrobarnos ante la belleza, sin más.

Vallas (Francia) compone encantadores versos de colores, exaltaciones luminosas, gozos agridulces donde la naturaleza en plenitud nos revela lo hermoso -pese a lo efímero- de la existencia. La suya es una poética del paisaje.  

Mi trabajo fotográfico representa una gran parte de mi forma de ver. Entre poesía y surrealismo. Mi práctica ilumina mi vida diaria, encanta mi visión del mundo que me rodea”, dice Vallas sobre el simbolismo su obra.

Ruleta Rusa te sugiere escuchar, mientras observas las imágenes y lees, la belleza vocal de Giua y la poesía refrescante de Eleonora Rimolo.

Sin título

Envuelta en fragancias de limones me gustaría,

tú con el suéter a cuadros, en la cocina

me sonríes del otro lado del hilo

en el bolsillo tienes todas las llagas del juicio

dobladas están en medio del pañuelo

sobre la mesa candil sin viento

aroma de café, desusadas ternuras

de viejo, la luna se eleva por encima del techo

no se ve más que el velo del otro

rostro suyo, en tus ojos,

como un florero adornado sin flores:

entre los dibujos y las charlas

han muertos numerosos otros

ídolos pero solo en ti, en tus huesos,

yo vuelvo a ver el mantel, los papeles, las tijeras

en fila india, el frutero,

en principio.

Allí donde nací ya estaban en camino

tus pasos, una y otra vez

destrozan las esperanzas

y ―solo― tu amor hace rugir

a mi tempestad dentro.

Nos volvemos a abrazar aquí bajo la cama,

ayuda, he tirado el as

de oros, realmente he sido, he hecho

justo la movida equivocada: tú

aplaudes, vencedor, el vino

te colorea arrugas nuevas y las Erinias

finalmente

abandonan el verano.

Eleanora Rimolo

Traducción de Antonio Nazzaro

INFORME