El sueño soto. La impotencia que arranca lágrimas, el desesperado avance en busca de una salida al vértigo y la locura cotidiana, la migración como aspiración de una vida nueva.

Tom Kiefer (Wichita. 1959) nos muestra su parte de la historia. La de anónimos que caminaron, como llenos de una luz ajena hacia los resplandores del oro envejeciendo en tristes ventanales, y que encontraron predicamentos en su aspiración de supervivencia tras migrar. Lo injusto del camino ¿al paraíso?

En esta serie de imágenes, sobre pertenencias confiscadas a migrantes, Kiefer nos descubre un dolor agudo, un desasosiego permanente y sueños rotos. Una reflexión sobre los otros.

Visualiza tanto mi respeto por aquellos que optaron por llevarlas al norte hacia la frontera de nuestro país como mi indignación por esta práctica arbitraria e inhumana“, ha dicho Kiefer sobre esta serie.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar la luz hecha canción con James y la poesía de John Berger.

 

Ausencia

 

cuando el sol era apenas tan alto como el pasto

de los árboles colgaban joyas

y la hilera de casas se volvía rosa

entre las luces fluorescentes del libramiento

los apartamentos cuelgan sus vírgenes

están friendo papas

una fábrica descarga sus manos en guantes

  de lana

tengo un agujero en el pulgar

las vides no están verdes

las vides no están aquí

las joyas

aplastadas en los cables de alta tensión

serán usadas por los muertos

DANGER DE MORT

John Berger