Jaya Suberg es una fotógrafa contemporánea que utiliza los recursos de la pintura y el arte digital para mostrar realidades alteradas.

Suberg (Copenhague. 1956) toma de lo cotidiano los misterios necesarios para simbolizar la vorágine, el desamparo, el erotismo, la melancolía, el pesado paso del tiempo y esa nostalgia que se va transformando en la liberación de lamentos soterrados, una transmutación del interior.

Hay en la obra de Suberg una especie de montaje poético, de caída liberadora. Una mistificación del silencio y los ecos de la pulsión que significa estar vivo, pese a todo.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar la sonoridad mistificada de The Mission y la poesía transgresora de Tristan Tzara.

Agua salvaje

Los dientes hambrientos del ojo

cubiertos de hollín de seda

abiertos a la lluvia

todo el año

el agua desnuda oscurece el sudor de la frente de la noche

el ojo está encerrado en un triángulo

el triángulo sostiene otro triángulo

el ojo a velocidad reducida

mastica fragmentos de sueño

mastica dientes de sol dientes cargados de sueño

el ruido ordenado en la periferia del resplandor

es un ángel

que sirve de cerradura a la seguridad de la canción

una pipa que se fuma en el compartimiento de fumadores

en su carne los gritos se filtran por los nervios

que conducen la lluvia y sus dibujos

las mujeres lo usan a modo de collar

y despierta la alegría de los astrónomos

todos lo toman por un juego de pliegues marinos

aterciopelado por el calor y el insomnio que lo colora

su ojo sólo se abre para el mío

no hay nadie sino yo que tenga miedo cuando lo mira

y me deja en estado de respetuoso sufrimiento

allí donde los músculos de su vientre y de sus piernas inflexibles

se encuentran en un soplido animal de hálito salino

aparto con pudor las formaciones nubosas y su meta

carne inexplorada que bruñen y suavizan las aguas más sutiles

Tristan Tzara

Versión de Aldo Pellegrini