Alnis Stakle produce una avalancha de símbolos para sacudir la consciencia, para hacernos reflexionar sobre la hipermodernidad en que vivimos saturados por imágenes. Es un provocador contra el analfabetismo visual funcional.  

Stakle (Letonia) se vale del collage, a la manera dadaísta, aunque integra algoritmos que el software de post-procesamiento de imágenes redimensiona, y termina por reinterpretar las imágenes canónicas para crear un apocalipsis visual.

El mundo de las imágenes se vuelve cada vez más saturado, y nuestra capacidad para captarlo y comprenderlo se vuelve cada vez más limitada. Poéticamente hablando, el mapa se ha hecho más grande que el territorio”, dice Stakle sobre el simbolismo de su obra.  

Ruleta Rusa te sugiere escuchar, mientras lees y observas las imágenes, la música de Bad Angels y la poesía de Héctor Cañón.

Sombras

He visto un animal

comerse a otro vivo en un instante,

he visto mis manos suplicándole al vacío

no regodearse en la danza de la muerte,

he visto mis ojos sedientos de río

y el horizonte ancho que refleja el cambio.

He visto los planetas de miradas cerradas,

he visto la semilla en el bosque de la mente:

dispuesta, radiante, como una ola sencilla

que se replica sin fin al amparo de los astros.

He visto a las sombras confundir los cuerpos

cuando hay solo una estrella en el firmamento.

He visto que no existe el tiempo un instante,

antes de la vida y de la muerte,

he visto mi sombra

ladrándole al río del día,

a la sal del aire,

a los barcos de cristal hundiéndose en el horizonte.

Héctor Cañón