Peter Sebastian es un loco fotógrafo danés que ha causado confusión por la mezcla de erotismo y pesadillas en su obra.

Sebastian (Dinamarca) ha reinventado el asombro con su arte de sobresaltos y palpitaciones. Con una paleta de colores en fuga. Esa mezcla babélica de rostros torturados y ensoñaciones sensuales, una especie de ‘exquisite corpse’ o de iluminaciones macabras. Esa alteridad andante.

En cada encuadre sincopado la distorsión es un espejo de la modernidad salvaje, una atracción de provocaciones donde nada es lo que parece. Una rabiosa forma ante la bruta normalidad.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar el febril ritmo de She Wants Revenge y la torturada poesía de Michel Houellebecq.

La grieta

En la inmovilidad, el silencio impalpable,
Yo estoy ahí. Estoy solo. Si me golpean, me muevo.
Trato de proteger una cosa roja y sangrante,
El mundo es un caos preciso e implacable.
Hay gente alrededor, los oigo respirar
Y sus pasos mecánicos se cruzan sobre el enrejado.
He sentido, no obstante, el dolor y la rabia;
Cerca de mí, muy cerca, un ciego suspira.
Hace muchísimo tiempo que sobrevivo. Tiene gracia.
Recuerdo muy bien los tiempos de esperanza
E incluso recuerdo mi primera infancia,
Pero creo que es éste mi último papel.
¿Sabes? Lo vi claro desde el primer segundo,
Hacía algo de frío y yo sudaba de miedo
El puente estaba roto, eran las siete en punto
La grieta estaba ahí, silenciosa y profunda.

Michel Houellebecq