Katarzyna Rzeszowska suena como su nombre, una pasión que se desborda como ola. Un poema de carne viva.

 Rzeszowska atrapa la sensualidad del cuerpo femenino logrando en cada imagen un recordatorio de la belleza exquisita y la poética del deseo. Con cada desnudo nos entrega un violento y sagrado gesto de vida que palpita como las olas.

El aire y el agua son elementos presentes en la obra de esta fotógrafa polaca que maneja con maestría luces y sombras en un finísimo portafolio de erotismo contemporáneo.

*Ruleta Rusa mx te sugiere escuchar un sensual bossa nova en voz de Aïdita Martinez y leer la poesía de Pablo Neruda para completar esta magnifica contemplación de lo femenino.

Bella

Bella,
como en la piedra fresca
del manantial, el agua
abre un ancho relámpago de espuma,
así es la sonrisa en tu rostro,
bella.

Bella,
de finas manos y delgados pies
como un caballito de plata,
andando, flor del mundo,
así te veo,
bella.

Bella,
con un nido de cobre enmarañado
en tu cabeza, un nido
color de miel sombría
donde mi corazón arde y reposa,
bella.

Bella,
no te caben los ojos en la cara,
no te caben los ojos en la tierra.
Hay países, hay ríos
en tus ojos,
mi patria está en tus ojos,
yo camino por ellos,
ellos dan luz al mundo
por donde yo camino,
bella.

Bella,
tus senos son como dos panes hechos
de tierra cereal y luna de oro,
bella.

Bella,
tu cintura
la hizo mi brazo como un río cuando
pasó mil años por tu dulce cuerpo,
bella.

Bella,
no hay nada como tus caderas,
tal vez la tierra tiene
en algún sitio oculto
la curva y el aroma de tu cuerpo,
tal vez en algún sitio,
bella.

(fragmento)

Pablo Neruda