Bart Ramakers es un fotógrafo poco convencional que seduce con una simbología sagrada y evocaciones de tiempos de esplendor y gloria; con homenaje visible a los grandes maestros de la pintura flamenca y los periodos barroco, neoclásico y romanticismo.

Ramakers (Belgica.1963) abre la caja de Pandora al evocar la belleza, que se desnuda literal y metafóricamente en una anatomía de lo sublime, una manifestación erótica, como una especie de alegoría mística donde el ser humano -que es incapaz de alcanzar la Verdad-, al menos tiene el gozo de poder atisbar lo infinito, el resplandor de lo sagrado.

“¿Está en el ojo del espectador o es la emanación objetiva de la Verdad y la Sabiduría? ¿Es una bendición o una maldición? ¿Superará las atrocidades del tiempo y la muerte o es una víctima en sí misma? ¿Puede la belleza salvar al mundo? ¿Por qué la belleza a veces es cruel?”, son parte de los cuestionamientos que se hace Ramakers en esta serie.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar la bellísima sonoridad de Moby y la poesía suspensa de Delmira Agustini.

Día nuestro

-La tienda de la noche se ha rasgado hacia Oriente.- 
Tu espíritu amanece maravillosamente; 
su luz penetra en mi alma como el sol a un vergel… 

-Pleno sol. Llueve fuego. -Tu amor tienta, es la gruta 
afelpada de musgo, el arroyo, la fruta, 
la deleitosa fruta madura a toda miel. 

-El Ángelus. -Tus manos son dos alas tranquilas, 
mi espíritu se dobla como un gajo de lilas, 
y mi cuerpo te envuelve… tan sutil como un velo. 

-El triunfo de la noche. -De tus manos, más bellas, 
fluyen todas las sombras y todas las estrellas, 
y mi cuerpo se vuelve profundo como un cielo! 

Delmira Agustini