Niklas Soetsmeyer es un explorador del sosiego que produce el deseo satisfecho, un geógrafo de los misterios que subyacen tras la simpleza de los espacios que dan muestra de la presencia humana.

Soestmeyer (Berlín, Alemania) se inclina por reflejar las ausencias de lo humano en un paradojal viaje por los espacios y las vías otrora abarrotadas por seres humanos, esos que se diluyen en la noche derramada sobre Berlín.

Me gusta el hecho de que normalmente hay al menos dos lados en todo: un lado rudo y salvaje y un lado tranquilo y contemplativo. Disfruto mucho del lado contemplativo”, ha dicho Soetsmeyer sobre el carácter de su obra fotográfica.

Ruleta Rusa te sugiere escuchar, mientras observas las imágenes y lees, un clásico electro de Cabaret Voltaire y la poesía estridentista de Manuel Maples Arce.

Saudade

Estoy solo en el último tramo de la ausencia
y el dolor hace horizonte en mi demencia.

Allá lejos,
el panorama maldito.

¡Yo abandoné la Confederación sonora de su carne!
Sore todo su voz,
hecha pedazos
entre los tubos de la música!

En el jardín interdicto
-azoro unánime-
el auditorio congelado de la luna.

Su recuerdo es sólo una resonancia
entre la arquitectura del insomnio.

¡Dios mío,
tengo las manos llenas de sangre!

Y los aviones,
pájaros de estos climas estéticos,
no escribirán su nombre
en el agua del cielo.

Manuel Maples Arce

INFORME